Foto: SobrarbeDigital

La Comisión Ejecutiva de la Asociación de Entes Locales del Pirineo Aragonés (ADELPA) ha acordado por unanimidad dar a conocer la situación problemática a la que está sometida la ganadería de montaña con la presencia de especies como el oso, el lobo o los perros asilvestrados. Así lo ha dicho su presidente, Pablo Castán, tras la reunión mantenida de esta asociación que representa a todos los municipios del Pirineo aragonés.

Para ser visibles y explicar la realidad que viven, ADELPA ha acordado la constitución de un grupo de trabajo de la que formen parte representantes, asociados y personas ligadas a la ganadería extensiva que estudie posibles vías de solución con respecto a la presencia de dichas especies que generan ataques continuados, afectando gravemente a las actividades tradicionales del medio rural, a la ganadería extensiva, un sector que es imprescindible, como manifiesta esta asociación, “para la supervivencia y mantenimiento de muchas familias y para la conservación del medio ambiente”.

“Queremos hacer oír nuestra voz, la voz de quienes vivimos en el medio rural y lo mantienen con su presencia y trabajo diario”, ha dicho. “Hasta el momento no se nos ha tenido en cuenta en aquellos foros donde se ha debatido sobre la presencia de estos animales en montaña y creemos que ya es hora de alzar nuestra voz, tras haber escuchado la opinión de los ganaderos”, ha manifestado Pablo Castán.

Desde ADELPA reivindican que las políticas, medidas y actuaciones que se tomen desde las administraciones en temas relacionados con el medio rural de montaña, espacios protegidos, faunas y floras específicas “se tenga en cuenta a los habitantes del territorio que, en definitiva son los que han contribuido a preservar el medio natural, y a que el paisaje llegue a nuestros días gracias a su cuidado y mantenimiento”.

El presidente de ADELPA ha recordado que la ganadería extensiva es clave en el mantenimiento de población en el medio rural y que ayuda, no solo a fijar población, sino a vertebrar el territorio, contribuyendo a mantener controlada una masa forestal que puede ser generadora de incendios si no se cuida y mantiene en condiciones, entre otras cuestiones de sostenibilidad ambiental, como puede ser su contribución a la recuperación de los usos tradicionales del suelo para recuperar el denominado “paisaje mosaico” que es la base de la biodiversidad actual, el mantenimiento de la silvicultura, y otros aspectos de gestión forestal.

Por eso mismo, en la reunión de la Comisión Ejecutiva de ADELPA se ha fijado también urgir al Gobierno de Aragón a que agilice la modificación del decreto que regula las distancias entre instalaciones ganaderas, considerando la alegación presentada por esta asociación para que se tuviera en cuenta y se adaptara esta normativa al territorio de montaña, donde por su propia orografía es difícil mantener las distancias que establece el decreto 94/2009 de 26 de mayo del Gobierno de Aragón de directrices sectoriales sobre actividades e instalaciones ganaderas.

“No podemos permitirnos retrasos y demoras en este aspecto; corremos el riesgo de que en menos años desaparezcan las explotaciones de ganadería extensiva que aún quedan, después de que en diez años hayan desaparecido más de 500”, ha recordado Pablo Castán.

ADELPA ha recogido la preocupación que la demora en la modificación de dicho decreto está teniendo entre jóvenes ganaderos que están esperando a instalarse como tal una vez que esté resuelta dicha modificación así como también están expectantes los ganaderos que quieren realizan ampliaciones o mejoras en sus instalaciones ganaderas y no lo hacen hasta conocer los cambios en la normativa.