Imagen de 2017. Foto: SobrarbeDigital

Con el inicio del mes de septiembre, Aínsa celebra uno de los acontecimientos anuales de mayor relevancia para este enclave comercial, la ExpoFeria de Sobrarbe, que se celebrará en el Castillo de Aínsa del 7 al 9 de septiembre. El certamen está organizado por el Ayuntamiento de Aínsa, la Cooperativa Sobrarbe (SCLAS) y la Asociación Empresarial Turística Sobrarbe.

La demanda de expositores sigue creciendo año tras año, circunstancia que obliga a la organización a incrementar el número de metros cuadrados fuera del recinto fortificado, dado que el patio interior cuenta con un aforo limitado, en el que se distribuyen una gran carpa cubierta, entorno a la cual se disponen feriantes de los sectores automovilístico, maquinaria agrícola, productos hortícolas y frutícolas, además de ejemplares de animales de razas autóctonas.

La Expoferia de Sobrarbe sirve de escaparate para otros sectores, entre los que cobra un importante protagonismo el de la alimentación, dentro de la cual es reseñable el paulatino incremento de productores locales, agrupados en su mayoría bajo la marca “Productos de Sobrarbe, productos naturales y de calidad”, y surgidos en buena parte bajo el auspicio del Geoparque de Sobrarbe. Mermeladas, jaleas, miel, patés, licores, infusiones, repostería, pan artesanal, quesos, frambuesas y carnes de razas autóctonas del Pirineo, son ejemplos de algunos de los productos elaborados en la zona.

Además de los stands comerciales, el público que se acerque al Castillo de Aínsa podrá contemplar exposiciones permanentes de hortalizas, vacas, ovejas, cabras, caballos, burros, gallinas, pavos, ocas y patos, en su mayoría de razas autóctonas. Las exhibiciones de estos animales constituyen un excelente escaparate para que los ganaderos de la zona muestren las mejores reses que crían, y un atractivo añadido para los visitantes, en especial para que muchos niños conozcan de primera mano todas estas especies autóctonas.

Miles de visitantes acuden cada año a la ExpoFeria de Sobrarbe, una feria con encanto que se desarrolla en uno de Los Pueblos más bonitos de España, un atractivo añadido que da valor a una feria que pervive desde la Edad Media y cuyo escenario se mantiene.