Foto: Chicago Daily News.

El pasado 9 de febrero Google regresaba con sus doodles a España, dedicado a Aletta Jacobs.

En recuerdo a Aletta Jacobs, doctora en medicina, inventora holandesa y, sobre todo, activista por el sufragio femenino.

Nacida hace 163 años en la localidad holandesa de Sappemeer, pasó a la historia por haber sido la primera mujer en asistir a una universidad de su país y, más meritorio aún, por haber sido la primera mujer holandesa en obtener el título de doctora en medicina, que empleó después, entre otras cosas, en ayudar a los más necesitados.

Tal y como la define Google, Jacobs era «una mujer de muchos primeros» que había quedado impactada por el ejemplo de su padre, también médico, en el trato diario con los pacientes. «Ansiaba hacer lo mismo, pero sabía que no sería fácil: ninguna mujer holandesa había estudiado medicina alguna vez. Jacobs no dejó que eso la detuviera», destaca Google en su justificación del doodle.

Aletta Jacobs nació el 9 de febrero de 1854, hija de Abraham Jacobs y de Anna de Jongh, siendo la octava más joven de un total de doce hermanos. Su padre era un médico rural, lo que jugaría un papel importante en su interés por la medicina. De pequeña lo acompañaba en las consultas, y ver cómo ejercía su profesión y ayudaba a las personas influyó en su vocación médica.

Como las niñas tenían vetado el acceso a la escuela secundaria, Jacobs siguió sus estudios de forma independiente y logró pasar el examen de químico asistente en 1870, la máxima aspiración a la que podía optar una adolescente en aquella época. Pero Jacobs no se detuvo, y solicitó y se le concedió permiso para asistir a clases en la Universidad de Groningen en 1871.

Se graduó con un título de médico en 1879, convirtiéndose en la primera mujer médica en los Países Bajos. pesar de la fuerte oposición de sus colegas, trabajó entre otras cosas para hacer que los anticonceptivos fueran más accesibles y estableció la primera clínica de control de natalidad del mundo. También se implicó en gran parte en el movimiento del sufragio de las mujeres, dejando su práctica médica en 1903 para centrarse en obtener el derecho a votar, logrado en 1919, el mismo año en que cofundó la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad.