El alcalde en su despacho del Ayuntamiento. Foto. SobrarbeDigital.

El alcalde de Boltaña, José Mari Giménez explica los motivos de cobrar un sueldo que asciende a 650 euros netos al mes, y de las mensualidades de las concejalas Sonia Orús de 400 euros y de Laura Velayos que asciende a 300. “Mi antecesor en el cargo cobraba mensualmente 1.350 euros” recuerda Giménez.

Además argumenta que le gusta trabajar en equipo y prefiere repartir el dinero entre tres. También quiere aclarar que sus compañeras no le han pedido “absolutamente nada”, “es una decisión mía”, precisa el alcalde Giménez. Por su parte, el concejal Raúl Bentué renuncia a tener un sueldo.

Otro de los asuntos que salieron en el último pleno y que le “dolieron” al alcalde fue lo relacionado con “irregularidades, obras ilegales o que no cumplen el plan urbano”.  Giménez dice que “si hay alguna ilegalidad, es muy sencillo”, que “el concejal socialista, José Manuel Salamero vaya al juzgado y ponga una denuncia al Ayuntamiento o a mí, esa la vía”, apunta Giménez.

El primer edil considera que lo que no se debe hacer, es “lazar cosas en redes sociales”. Las obras que se llevan a cabo en Boltaña tienen todas licencias, replica José Mari Giménez.

El alcalde de Boltaña aclara otro punto conflictivo y que motivó que el concejal Salamero abandonara el pleno, sobre si se va a permitir hacer una granja de cerdos en la localidad. “No se va a hacer”, porque el plan urbano lo prohíbe y el Gobierno de Aragón también, apunta Giménez.

José Mari Giménez, alcalde de Boltaña habla de todo ello.

Cabe recordar que José Mari Giménez del PP salió reelegido alcalde de Boltaña por mayoría absoluta con cuatro concejales, y el PSOE obtuvo tres, en las pasadas elecciones municipales del 26 de mayo.