El diputado Joaquín Palacín, considera “fundamental que se apruebe la partida adicional de 100.000 euros que propone el Grupo Parlamentario de CHA, porque los 50.000 euros que contempla el Proyecto de Ley de Presupuestos del Gobierno de Aragón para 2014 son claramente insuficientes para impulsar la restauración Monasterio de San Victorián”.

Palacín afirma que “San Victorián debe de convertirse más pronto que tarde, en un foco de atracción turística, económica y cultural, eso es lo que se lleva esperando desde hace años en Sobrarbe, pero para ello, el Gobierno de Aragón debe de comprometerse de forma clara en primer lugar con su restauración”.

Esta formación política en nota de prensa explica que la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, inició en 2012 la tramitación del expediente administrativo para contratar la redacción de un nuevo proyecto de restauración que contemplaba la consolidación de los muros y cubiertas del claustro y el palacio abacial del Monasterio de San Victorián. 

Por diversas circunstancias administrativas, no se pudo formalizar dicho contrato hasta el pasado ejercicio 2013, después de un largo procedimiento de contratación al tratarse de un procedimiento abierto. 

En este momento, dice el diputado de CHA, el proyecto de “Recalce de cimentación, consolidación estructural y dotación de cubiertas del claustro y palacio abacial del Monasterio de San Victorián”, redactado por Argus Arquitectura, S.L.P., una vez supervisado por los técnicos de la dirección general está dispuesto para  licitarse por el Gobierno de Aragón a lo largo de 2014”.

Palacín recuerda que “San Victorián o Beturián, es probablemente el monasterio más antiguo de la Península, ya que sus orígenes se sitúan en el siglo VI, en el periodo visigótico, y se trata de una seña de identidad de Sobrarbe y de todo Aragón, puesto que la historia de este cenobio va ligada a la creación del condado de Sobrarbe y del Reino de Aragón, ya que entre sus muros parece ser se forjó en 1137 el matrimonio de Doña Petronila y Ramón Berenguer IV”. 

Hasta el momento los pasos que se han dado para su rehabilitación han sido tardíos e inconexos, ya que la primera intervención tuvo lugar en 1992 y la última en 2011, que permitió poner en marcha un exitoso programa de visitas guiadas, concluye Palacín.