Imagen facilitada por el Club Ciclista Zona Zero.

Se celebraba la Kdd ciclista de carretera Revientachulos. La “clásica” por excelencia del Sobrarbe, una de las rutas más bonitas y duras que pueden hacerse en el Pirineo Aragonés ha sido la excusa para que un gran grupo de ciclistas se juntase a disfrutar de la inacabable comarca este domingo. 84 ciclistas formaban parte en esta kedada, 46 en el recorrido largo y 38 en el corto.

El recorrido los llevaba por dos grandes reservas naturales, el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, al tiempo que recorrían carreteras secundarias por parajes agrestes de gran belleza entre pueblos parados en el tiempo.

Imagen facilitada por el Club Ciclista Zona Zero.

Un poco de historia
La Revientachulos nace de un grupo de ciclistas locales, socios del Club Atlético Sobrarbe (CAS) que en 2008 deciden inventarse el bucle más duro posible para bici de carretera sin salir de Sobrarbe. Y por supuesto, pedalearlo. Se viene realizando desde entonces casi ininterrumpidamente como un reto entre amigos, si bien en 2011 y 2012 se organizó desde el CAS.

En 2017 se oficializa la ruta insertándola como la ruta ZR-01 en el catálogo de rutas de Zona Zero, en la sección de Zona Zero Road https://zonazeropirineos.com/rutabtt/zr-01-la-revientachulos/

La edición 2017 añadió todavía más dureza al subir por el Valle de Vió debido al cierre por obras del cañón de Añisclo.

Imagen facilitada por el Club Ciclista Zona Zero.

Este 2019 coge el relevo el nuevo Club Ciclista Zona Zero, organizándola en forma de kedada y dando apoyo logístico durante la misma (avituallamiento y asistencia con coche escoba).

Además, decide crearse el recorrido corto de 90 km y casi 2000 m de desnivel positivo, este nuevo recorrido mantiene la esencia de la larga y abre la kedada a un mayor abanico de ciclistas: desde los que están en forma y quieren un reto muy exigente hasta los que sin entrenar mucho quieren juntarse con amigos y más cicloturistas a pasar una buena mañana por las carreteras y paisajes de Sobrarbe.

Las sinuosas y esbeltas carreteras de Sobrarbe no defraudan a nadie.

El recorrido
. Versión larga: 187km y 3700m de desnivel positivo acumulado
. Versión corta: 90km y 2000m de desnivel positivo acumulado

El recorrido es más exigente de lo que puede parecer de un primer vistazo y los puertos más duros de lo que indican los números, pues intercalan descansillos y pequeñas bajadas con muchos repechos bien por encima del 10%. Los kilómetros llanos son una utopía hasta llegados a Sarvisé, donde ya podremos relajarnos un poco y disfrutar de lo que queda.

Más que con una etapa de alta montaña de una Gran Vuelta, las similitudes habría que buscarlas en grandes clásicas del calendario ciclista, como Il Lombardía, Lieja-Bastogne-Lieja o la Klasika de San Sebastián.

Territorio comanche y rompepiernas que se suaviza “cuando levantamos la vista del manillar y nos recreamos con el paisaje que atravesaremos: serranos, encañonados, ríos, vegas, campiña, roquedos y acantilados…, y todo presidido por la corte de los gigantes del Pirineo Central con el mítico Monte Perdido en el centro del trono”, explican los organizadores.

Cualquier cosa que se diga de esta ruta será poco, así que solo un par de consejos para quien le apetezca disfrutarla cualquier día: tomarla con mucha calma y ojo al puerto de Troncedo, que es una trampa para osos.