Foto: SobrarbeDigital.

El cineasta murciano y miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, Primitivo Pérez, y el altoaragonés José Luis Mur, fotógrafo y uno de los coleccionistas de cámaras fotográficas más importantes de Europa, han confirmado su asistencia al homenaje que este viernes tributará el Festival Internacional de Documental Etnográfico de Sobrarbe, Espiello a Juan Mariné, una leyenda viva del cine español. Tras la inauguración oficial de la decimoquinta edición del festival, Juan Mariné recogerá el premio honorífico la Siñal Mayestros.

Primitivo Pérez dirigió “Juan Mariné, la aventura de hacer cine”, un documental que retrata la vida y la obra de Mariné y que constituye un testimonio de primera mano sobre la historia de más de medio siglo de cine español. Esta producción logró ocho candidaturas a los Premios Goya y en ella, Pérez recoge el testimonio de personas relacionadas con el mundo del cine, como José Sacristán, Concha Velasco, Asunción Balaguer o Verónica Forqué.

Por lo que respecta a José Luis Mur, natural de Labuerda, cabe citar que está considerado como un referente de la imagen en nuestro país, cuyo trabajo ha contribuido en buena medida a la difusión de la fotografía.

Fotógrafo, coleccionista y propietario de la tienda de fotografía más grande de Europa, José Luis Mur goza de una estrecha amistad con Juan Mariné desde hace décadas. De ahí que haya querido sumarse a este homenaje que desde su tierra y a través de Espiello se rinde a uno de sus grandes amigos.

Primitivo Pérez y José Luis Mur acompañarán a Mariné en la charla coloquio que conducirá el periodista y director de Aragón Televisión, Pepe Quílez en el Palacio de Congresos de Boltaña.

El jueves se proyectó “La Reina de España” de Fernando Trueba, director que recibirá la Siñal d’Onor de Espiello, máximo galardón fuera de la competición. Aunque no será hasta el 1 de abril cuando se rinda oficialmente el homenaje a Fernando Trueba, la organización de Espiello ha querido adelantar el pase de “La Reina de España” a esta noche para hacer un guiño a Juan Mariné, quien interpreta un pequeño papel en la última película de Trueba. Fue en la Seminci de Valladolid en 2015, cuando Trueba propuso a Mariné la idea de que protagonizara una breve aparición, testigo que recogió amablemente este magnífico director de fotografía, que trabajó con los mejores directores de cine en 130 películas, muchas de ellas de las más taquilleras. A sus 96 años, Juan Mariné sorprenderá al público con infinidad de anécdotas de su carrera profesional. Resultaría imposible escribir la historia del cine español sin que el nombre de Mariné ocupara uno de los primerísimos lugares. “El cine ha sido y es mi vida”, afirma.

Estrecha vinculación con Aragón

Aragón y los aragoneses se hallan muy presentes en la vida de Juan Mariné. “Admiro su seriedad y fidelidad”. Además de los lazos familiares que lo unen a la provincia de Huesca (Pertusa), donde disfruta todos los años de la Navidad y de parte del verano, Mariné echa la vista atrás y recuerda “cómo uno de mis compañeros de guerra, un aragonés, me salvó la vida. En la actualidad mantengo contacto y amistad con su hijo”.

Se confiesa “un enamorado de Aragón”, tierra que le ha proporcionado buenos amigos, como los directores de cine Florián Rey y José María Forqué o el sobrarbense, José Luis Mur, al que Mariné incluye en su familia. “Nos une una amistad muy sincera”.

El hombre de los milagros de cine, como algunos de sus compañeros lo han definido, ha sido y es capaz de rescatar aquellos materiales que se daban por perdidos y de resolver con su creatividad cualquier problema que se presentara en el trabajo y salvarlo con trucajes. “No hay nada imposible”. Su capacidad y talento así lo evidencian.