Foto: SobrarbeDigital.

Ha comenzado en la época de peligro de incendios forestales en Aragón y en consecuencia, se prohíbe con carácter general el uso del fuego al aire libre, salvo en las escasas excepciones, entre ellas, la eliminación de restos de poda del olivo, que podrá hacerse hasta el día 31 de mayo próximo bajo un régimen de notificación.

También, y con previa autorización por parte de la Administración, se podrá hacer el uso del fuego en actos culturales tales como romerías. El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad publica diariamente orientaciones en su página web.

Desde el Gobierno de Aragón inciden que, a pesar de que en las últimas semanas se han registrado notables descensos de las temperaturas medias y precipitaciones repartidas por toda la comunidad autónoma, se recuerda que el riesgo de incendio persiste prácticamente todo el año, y que la estadística anual de incendios forestales demuestra que alrededor del 80 % de los incendios tienen su causa en actos humanos.

Se recalca además que es imprescindible la vigilancia hasta la extinción completa de todos los restos de quema.

El Ejecutivo aragonés recuerda que más del 50 % de los incendios forestales de Aragón se encuentran asociados, en su origen, o bien al uso del fuego en la eliminación de restos o bien a accidentes y negligencias en el sector agrario (cosechadoras, empacadoras, chispas por motores…).

Por ello, se recuerda el llamamiento a respetar la prohibición de uso del fuego, la necesidad de avisar al 112 ante cualquier fuego forestal, y la obligación de que todos aquellos agentes que desempeñan trabajos de mantenimiento, obras, servicios y actividades agrarias o forestales en el monte, lleven a cabo sus trabajos con las mayores medidas de seguridad y contando con dispositivos de prevención, extinción y aviso.