Foto: DPH / Cesar Casanova
Foto: DPH / Cesar Casanova

Las necesidades en las carreteras altoaragonesas durante los meses de invierno no son las mismas que el resto del año. De ahí que cada año se ponga en marcha el Plan de Vialidad Invernal en los 1.600 kilómetros de la red local y provincial, para el que la Diputación de Huesca destina más de medio millón de euros “a garantizar la seguridad en los desplazamientos, sobre todo en las cerca de 650 poblaciones que tienen en estas vías su único acceso”, esa es la prioridad que fija Joaquín Monesma, responsable de Obras en la DPH.

Ideado para llegar hasta el último rincón habitado de la provincia, el operativo tiene que hacer frente a una orografía de montaña, con cerca de 300 localidades situadas entre los 500 y los 1.700 metros de altitud y se centra en la limpieza y retirada de nieve de las carreteras, pero también es fundamental el papel para prevenir que se forme hielo y aplicación de fundentes, la instalación de silos de acopio de sal en diferentes puntos y la señalización adecuada que facilite la circulación. Todo se desarrolla en un modelo de colaboración entre la Diputación de Huesca, las comarcas altoaragonesas y los distintos parques de Protección Civil.

Tal como apunta Joaquín Monesma “es fundamental que el plan funcione de forma prácticamente automática en cuanto caigan las primeras nevadas, y para eso nos ayuda tener los medios desplegados por el territorio”. Refiriéndose al día a día cuando las condiciones meteorológicas son más adversas, el diputado responsable de Obras explica que los trabajadores de los parques de montaña suelen salir a las seis de la mañana para que después pueda circular el transporte escolar, los centros de salud abran o facilitar que los vecinos partan hacia sus puestos de trabajo.

Monesma ha mantenido reuniones durante los últimos meses con los responsables de las comarcas para planificar con la suficiente antelación los equipos y recursos necesarios para reforzar el dispositivo en vialidad invernal. Del total de la inversión de la DPH, 220.000 euros van destinados este año a la dotación de nuevo equipamiento y a su mantenimiento. Así es como todas las comarcas cuentan con medios como vehículos pick up, todoterrenos equipados con cuchilla o esparcidores, tractores con pala, abonadoras, extendedores de fundentes, cuñas según la función que se requiera o diferentes silos y depósitos de sal, según las necesidades que varían en función de cada comarca.

El resto de la partida presupuestaria, hasta llegar a los más de 500.000 euros, va a parar a los convenios acordados con las entidades comarcales para la prestación de este servicio, teniendo en cuenta las características orográficas de cada territorio, y a la adquisición de fundentes para prevenir que se forme hielo en las carreteras con un suministro de 1.000 toneladas de sal.

900 kilómetros de carreteras por encima de los 500 metros
Este Plan de Vialidad Invernal tal como se conoce hoy se puso en marcha por la Diputación de Huesca en la década de los ochenta y de forma experimental en la Mancomunidad de los Valles. Desde entonces, la administración provincial se ha encargado de coordinar, primero con las mancomunidades y después con las comarcas, el mantenimiento y atención de los 1.600 kilómetros de carretera tanto de titularidad provincial como local y, en términos de población, alrededor de 10.000 personas viven en 92 poblaciones ubicadas entre los 800 y los 1.700 metros de altitud.

Del total de carreteras que se atienden, 900 se sitúan por encima de los 500 metros. Por comarcas, la distribución de núcleos que superan estas medias es la siguiente: en el Alto Gállego hay 47 núcleos cuya altitud media es de 860 metros; en la Hoya de Huesca 46 a 785 de media; de la Jacetania los 49 que superan este baremo de referencia estarían a 876 metros de altitud; y en La Litera son 4 los núcleos con una media de 644.

En la Ribagorza se alcanza la más alta de la provincia: 73 núcleos se encuentran por encima de 500 metros con altitud media de 1.032 metros. En el Sobrarbe, son 68 con una media de 930 y los 9 del Somontano que superan los 500 metros están a una altitud media de 635 metros.