Imagen del edificio. Foto: SobrarbeDigital.

Unas rocas de gran tamaño se han desprendido de la falda de la montaña y han chocado por la parte trasera de un edificio ubicado en la avenida Pirenaica de Aínsa, a la altura del número nueve de la calle. Afortunadamente no hay que lamentar daños personales. Aunque los vecinos se han llevado un gran susto. El suceso ha ocurrido este domingo alrededor de las 17 horas. 

Al lugar de los hechos se ha acercado una patrulla de la Guardia Civil y también operarios de la compañía Endesa.