Imagen de los participantes de la reunión. Foto: SobrarbeDigital.

El CAS Aínsa y UD Alto Cinca (UDAC) cada día están más cerca del acuerdo para crear un nuevo equipo comarcal de fútbol en todas sus categorías, sin embargo antes deberán celebrar sus respectivas asambleas con el propósito de conocer la opinión de los socios.

Así quedó de manifiesto en la reunión que mantuvieron ayer lunes varios directivos, jugadores de ambos clubes junto a las responsables de la Escuela Deportiva Sobrarbe. El encuentro se celebró en el Ayuntamiento de Lafortunada y congregó a dieciséis personas.

El jugador Miguel Puyalto del UDAC fue el primero en tomar la palabra, en concreto desgranó once puntos de lo que podría ser el futuro club. Puyalto habló de que las tres entidades participantes deberían conservar su propio Número de Indentificación Fiscal (NIF), de un delegado por equipo, es decir, infantil, cadete, juvenil y senior, un responsable del campo de Santandreu, un presidente y la composición de una junta directiva. Además, tomó relevancia la figura de un tesorero para centralizar gastos.

“Nos quedamos como estamos o creamos definitivamente un equipo de fútbol en la Comarca de Sobrarbe”, conclusión admitida por todos los presentes.

Aunque lo más inmediato pasa por la celebración de las asambleas. Los del UDAC acordaron celebrar la suya el próximo lunes, día 29 de febrero, a las 21 horas en el Ayuntamiento de Bielsa. Una cita en la que volverán a explicar el futuro proyecto futbolísitco de Sobrarbe, pero también conocer la opinión de los socios, colaboradores y jugadores.

Respecto al Aínsa tienen previsto celebrar una reunión en los próximos días con la misma finalidad: saber el parecer o lo qué piensan los socios y tomar una decisión.

Cabe recordar que la idea de crear un nuevo proyecto de fútbol comarcal partió de la presidenta y vicepresidenta de la Escuela Deportiva Sobrarbe, Silvia Gil y Carlota Dorado, respectivamente. Por otra parte, UD La Fueva y Boltaña ya manifestaron que no se sumaban al proyecto, de momento prefieren preservar sus identidades, y por motivos diferentes tampoco el Alto Ara.