Valle de Chistau. Foto: SobrarbeDigital.

Los más de 5.000 kilómetros balizados de senderos, las 8 rutas de senderos accesibles, los miradores también accesibles y otros elementos e infraestructuras en los que viene trabajando la DPH, “reúnen las condiciones adecuadas para el ejercicio del turismo de forma segura y sin las aglomeraciones masivas que todos tratamos de evitar”, destaca el diputado de Desarrollo y Sostenibilidad, Roque Vicente, quien subraya “el papel de las empresas, comercios y establecimientos que ofrecen servicios turísticos de calidad”.

Personas observando a los quebrantahuesos desde Lamiana (Tella-Sin) el pasado verano. Foto: SobrarbeDigital.

“Las infraestructuras y elementos que en materia de turismo hay en la provincia de Huesca son sin lugar a dudas un revulsivo que el Alto Aragón tiene para ofrecer un turismo seguro, sin aglomeraciones y en este sentido hay que valorar muy positivamente el esfuerzo que están haciendo comercios, establecimientos hoteleros y de restauración para adaptarse a esta situación”, explica Roque Vicente.

Imagen de archivo de La Gorga de Boltaña. Foto: SobrarbeDigital.

El diputado, que preside el área de Desarrollo y Sostenibilidad de la institución provincial, pone como ejemplo la amplia y variada oferta de infraestructuras turísticas que desde la DPH se pone al servicio del usuario.

La oferta de miradores y senderos accesibles complementa el gran abanico de posibilidades que en materia de senderismo ofrece la provincia de Huesca con más más de 5.000 kilómetros de senderos balizados que se dividen entre senderos de Pequeño Recorrido (PR) y los de Gran Recorrido (GR).

Uno de los caminos de Ordesa. Foto: SobrarbeDigital.

Los primeros, conocidos por las siglas de PR-HU, son rutas comprendidas entre 10 y 50 kilómetros de distancia, mientras que los segundos, los GR, son de mayor longitud y la mayoría de las veces están divididos en etapas. “La calidad de los caminos y la gran oferta existente en el territorio nos convierten en un destino ideal para la práctica del senderismo en cualquier época del año”, apunta Roque Vicente.

Dolmen de Tella. Foto: SobrarbeDigital.

Esta oferta se complementa con la de turismo accesible. Con el objetivo de acercar a todos, sin distinción, a los espacios naturales altoaragoneses, la Diputación Provincial de Huesca impulsa desde 2010 el Plan de Turismo Accesible, orientado a hacer del medio natural un lugar con itinerarios seguros y cargados de elementos interactivos y educativos al alcance de todos.

Senderos y miradoras accesibles
Son un total de 8 rutas accesibles, en forma de senderos, miradores o aquellas que conducen en un mismo recorrido a ambos. Y, todas ellas, cuentan con las infraestructuras apropiadas para facilitar su uso a las personas con discapacidad física y psíquica. “Se trata de lograr una experiencia natural excepcional y totalmente inclusiva”, ha destacado Vicente.

Sendero accesible de Biescas. Foto: DPH.

Estos senderos tienen una longitud que oscila entre los 400 y 800 metros, tratándose de distancias que pueden llevarse a cabo tanto por personas con movilidad reducida como por familias”. Pese a estar rodeados de entornos abruptos típicos del Prepirineo o más aún del Pirineo, los 3 senderos y 6 miradores accesibles situados en la provincia de firmes regulares.

Linza , en Ansó, ofrece senderos accesibles. Foto: DPH.