Foto. imagen del barco.

Adrián Giacchino es biólogo e investigador y actualmente dirige la Fundación de Historia Natural Félix de Azara en Argentina. Debido a las relaciones que la Diputación Provincial de Huesca ha establecido desde hace ya bastante tiempo con dicha institución latinoamericana, recientemente su director informaba a esta casa de la existencia de un nuevo buque oceanográfico que llevará el nombre de ‘Azara I’, como homenaje al ilustre naturalista oscense Félix de Azara.

El barco comenzará con su primera campaña científica el próximo verano, será el más moderno que opere en el país y lo hará gracias a un convenio entre la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (COCINET), el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Investigación Productiva de Argentina (MINTyT) y la Prefectura Naval Argentina, realizando diferentes acciones de investigación científica.

Además, la Fundación de Historia Natural Félix de Azara está realizando diferentes trabajos técnicos y artísticos que servirán para dotar de contenido al nuevo Centro de Ciencias de la Fundación, que está actualmente en construcción en la ciudad de Tigre, ya que el antiguo edificio se quedaba pequeño para albergar tanto material. “Estamos convencidos de que el Centro de Ciencias será un icono de la ciudad, conocido públicamente en el país y con proyección internacional en los ámbitos afines a su temática”, expresaba Adrián Giacchino, quien aseguraba que será el museo de historia natural más moderno de Argentina.

El Centro de Ciencias estará compuesto por las áreas públicas de Exhibición y Educación de las Ciencias y el Instituto de Investigaciones contará con áreas de generación y transferencia de conocimientos en geología, paleontoogía, botánica, zoología, anatomía comparada, evolución genética, ecología, arqueología, etnografía, antropología biológica, conservación de coleccioines e ingeniería de apoyo para la exploración e investigación en algunas de las mencionadas áreas.

“Pretendemos que sea un espacio de altísimo nivel científico y educativo accesible a toda la sociedad argentina presente y futura. Un espacio que será también el lugar de trabajo de un acotado grupo de investigadores para que puedan disponer de todas las facilidades. Su concreción será redondear una etapa emprendida hace veinte años y la seguridad de que no hay vuelta atrás para la Fundación Azara, que dejará una gran obra material para el futuro”, añadía Giacchino.

Entre la gran variedad de materiales que se están preparando figuran réplicas de varios esqueletos de mamíferos fósiles del Pleistoceno de la región pampeana o una completa colección de mariposas donada por el reconocido biólogo y naturalista Julio Contreras.

Fundación Azara en Argentina

La Fundación Azara se creó en el año 2000 y está dedicada a las ciencias naturales y antropológicas. Sus objetivos son contribuir al estudio y a la conservación del patrimonio natural y cultural del país, pero también ha desarrollado actividades en otros países, entre ellos España.

Esta institución contribuye notablemente a la internacionalización de la figura del ilustrado naturalista altoaragonés Félix de Azara, a quien se le considera uno de los precursores de los naturalistas sudamericanos del siglo XVIII y el primer geógrafo de la región.

Desde que comenzó su actividad, la Fundación realiza numerosas acciones divulgativas, entre ellas impresionantes exposiciones sobre los dinosaurios de Sudamérica, la Era de Hielo, arqueología Argentina y los Inventos de Leonardo, entre otras. Recientemente estas exposiciones han recorrido lugares tan distantes como Singapur, Texas, Tailandia, Moscú o Tel Aviv.

La Fundación ha contribuido con más de cincuenta proyectos de investigación y conservación; ha participado como editora o auspiciante en más de doscientos libros sobre ciencia y naturaleza; ha producido varios ciclos documentales; trabaja por promover la creación de reservas naturales y la implementación de otras; y también en el rescate y manejo de la vida silvestre; promueve la investigación y la divulgación de la ciencia en el marco de las universidades argentinas.

Entre sus colecciones científicas, que se encuentran abiertas para la consulta de investigadores nacionales y extranjeros que lo deseen, se atesoran más de 40.000 piezas. Actualmente la Fundación tiene su actividad en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pero también repartida por diez provincias.