La Pradera de Ordesa hace unos días. Foto: SobrarbeDigital.

Miguel Gracia, presidente de la Diputación Provincial de Huesca ha dicho que “la celebración del centenario de Ordesa ha de servir también para dar visibilidad a la sostenibilidad que proporcionan los habitantes del medio rural”.

El responsable de la DPH ha hecho estas declaraciones en la presentación del libro ‘Mamíferos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido’, editado por PRAMES, en colaboración con la Diputación Provincial con motivo de los actos conmemorativos del 100 aniversario de la creación de este entorno.

En la presentación del libro además han participado la directora del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Elena Villagrasa y el presidente del Patronato de este Parque Nacional, Modesto Pascau.

Miguel Gracia ha destacado el esfuerzo y la concisión investigadora de este trabajo y ha argumentado la importancia de dar visibilidad a los ecosistemas de entornos naturales de montaña como el de Ordesa y en especial “a quienes habitan estos territorios que son quienes han forjado los paisajes tal y como los conocemos”. “Son, en definitiva, los verdaderos guardianes del entorno natural”, ha dicho Gracia, quien ha defendido la necesidad de políticas de gestión forestal que tengan en cuenta la realidad actual del medio rural.

«Hay una realidad, que es la del medio rural, que no está tan de moda pero que, de forma más callada, viene trabajando desde siempre por cuidar el territorio, moldeando paisajes mosaicos, cuidando el monte gracias a la ganadería extensiva y previendo los incendios forestales», ha argumentado Miguel Gracia.

Miguel Gracia, Elena Villagrasa y Modesto Pascau. Foto: DPH.

Ha defendido que la sostenibilidad ambiental «debe ir acompañada por tasas o impuestos por servicios medioambientales que reviertan en el medio rural en el que se prestan». Ha recordado el elevado número de proteccionismo ambiental que existe: más del 60% del Pirineo aragonés está protegido; en España hay 22 figuras de protección ambiental; 17 en Aragón; y el plan director de Red Natura contempla más de 300 normativas para diferentes hábitats.

Sobre estos ejes, Miguel Gracia ha argumentado también que el medio rural es donde se genera la energía o el agua limpia para las grandes ciudades, además de albergar las extensas superficies de arbolado forestal, que sirve de sumidero de CO2 y «de todo ello se benefician quienes viven en las grandes ciudades». Por este motivo, ha añadido, que «es necesaria la implantación de una tasa o impuesto por servicios ambientales que repercuta en el territorio que produce eso, en sus habitantes».

han coincidido en la necesidad de darle altavoz al medio rural y dar la posibilidad de que desarrolle el «orgullo y dignidad» de sus gentes, así como seguir insistiendo para que desde las grandes ciudades, se trabaje contando con los habitantes del medio rural.

Modesto Pascau se ha referido también al balance de la conmemoración del centenario del Parque Nacional de Ordesa, celebrado durante todo el año 2018 con diferentes acciones que han llevado a destacar más si cabe la relevancia del que es el entorno más visitado de la provincia de Huesca. Ha hecho referencia a la colaboración entres instituciones y empresa privada para llevar a cabo este tipo de actividades y ha defendido “el ecologismo que ejercen con buen criterio y con sensatez las gentes que trabajan y viven en los pueblos del entorno de este parque nacional y de otros de nuestro país”.

Por su parte, Elena Villagrasa ha explicado el proceso de coordinación del libro y se ha referido al trabajo realizado por técnicos del Gobierno de Aragón y de la Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA), al Instituto Pirenaico de Ecología (IPE), así como de los fotógrafos, cartógrafos, ilustradores y entidades, empresas y particulares colaboradores que entre todos han hecho posible esta publicación de más de 260 páginas.

‘Mamíferos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido’ forma parte de la colección sobre el ecosistema de Ordesa y su entorno que con motivo del centenario de este Parque Nacional se han editado en los últimos meses, unos por PRAMES y otros por el Organismo Autónomo Parques Nacionales, como los relativos a las aves o los de los peces, anfibios y reptiles.

El germen de este libro se remonta al año 2000, cuando la información que existía sobre mamíferos que habitaban este Parque Nacional era escasa y dispersa. Surgió la necesidad de la realización de un estudio que ahora toma la forma de publicación en la que se identifican y clasifican mamíferos vertebrados de hasta 50 especies de 17 familias diferentes de insectos, carnívoros, o roedores, entre otros.