Foto: SobrarbeDigital.

Los alumnos becados durante el curso tendrán derecho a la ayuda durante el verano y tendrán financiadas las actividades de los centros abiertos por vacaciones de sus localidades. Ciudadanía y Educación gestionarán 800.000 euros del fondo estatal. Habrá colaboración también de las entidades locales

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, y la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez, han firmado este miércoles un protocolo para gestionar la extensión de las ayudas de comedor durante el verano a los alumnos que tenían esta prestación reconocida durante el curso 2015/2016. El objetivo es que las ayudas tengan continuidad y no se interrumpan cuando termine el periodo lectivo.

El Departamento de Educación ha mejorado las condiciones de la convocatoria para las becas del curso que viene y ha incrementado el umbral de renta al doble del IPREM (en lugar de solo el IPREM como hasta ahora), además, cubre el 100% del precio e incluye los periodos de jornada continua de junio y septiembre. Esta medida permite que los Ayuntamientos de Huesca y Zaragoza destinen las aportaciones que hasta ahora hacían para aumentar el número de becados a las ayudas de verano en sus ciudades. Se mantendrán también conversaciones con el Ayuntamiento de Teruel para buscar su colaboración.

El resto del alumnado becado que no reside en las capitales (2.500) verá extendida su ayuda gracias a los 800.000 euros del fondo que el Departamento de Ciudadanía gestiona con el Departamento de Educación. Todos ellos recibirán una ayuda para las necesidades básicas de alimentación (180 euros) y, además, aquellos que en su localidad dispongan de un centro abierto por vacaciones, tendrán subvencionadas las actividades lúdicas. La convocatoria con el listado de centros abiertos en vacaciones se resolverá en breve.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha manifestado “la apuesta de este Gobierno por las personas, sobre todo para que las más vulnerables tengan acceso a unos servicios adecuados para que puedan desarrollar su proyecto de vida”. “Las políticas sociales han sido una prioridad que hemos demostrado con recursos económicos, tanto en el caso de la puesta al día del Ingreso Aragonés de Inserción, de la Ley de Renta Básica o de la vuelta que le hemos dado a la aplicación de la Ley de Dependencia”, ha insistido la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales.

En lo que se refiere a las becas de comedor en verano, Broto ha señalado que “es un paso más” y que su departamento transfiere al de Educación 800.000 euros procedentes de la partida que llega desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para familias desfavorecidas e infancia.

Por su parte, la consejera de Educación, Mayte Pérez, ha explicado: “Somos conscientes de que en el periodo de verano hay que seguir dando respuesta, una respuesta compartida, flexible y que se adecue a las necesidades de los menores más necesitados. Esta firma es el compromiso de abordar esa respuesta”. Ha recordado asimismo que se ha actuado también en las becas de comedor para el próximo curso. “El Gobierno de Aragón ha hecho un esfuerzo vital para atender las necesidades porque entendemos que no podemos permitir que haya niños que no puedan comer porque no tienen una ayuda de la Administración. El compromiso del Gobierno de Aragón de ayudar a las familias que más lo necesitan es claro. Hemos mejorado la convocatoria de becas de comedor y hemos incrementado el umbral para acceder a estas ayudas al doble del IPREM. Hemos aumentado la cobertura del ayuda porque ahora cubre el 100% y no el 80% y, además, durante todos los días del año, incluyendo los periodos de jornada continua de junio y septiembre. Asimismo, se ha rebajado el precio del comedor”.