Imagen realizada el pasado abril. Foto: SobrarbeDigital.

El Partido Aragonés (PAR) ha planteado una iniciativa para que las Cortes de Aragón insten “al Gobierno de Aragón a poner en marcha con urgencia las medidas precisas para facilitar con plena seguridad el tránsito de todo tipo de vehículos por los túneles del desfiladero de La Inclusa sobre la carretera A-2609 en el Valle de Chistau y a programar las inversiones para la mejora de todo el trazado de dicha vía y su prolongación hacia Chía”.

Según Berta Zapater, portavoz del Grupo PAR en la comisión de Vertebración del Territorio, “esta carretera es el único acceso permanente al Valle de Chistau y las localidades situadas en ese espacio, correspondientes a los municipios de Plan, San Juan de Plan y Gistaín, una zona en la que, además de los medios de vida tradicionales como la ganadería, ha crecido el sector turístico y su oferta de naturaleza, de manera que es ya una fuente principal de ingresos que necesita buenas comunicaciones para el abundante tráfico que genera, sumado al habitual de los habitantes, servicios y actividades del valle”.

“Unos habitantes y un turismo -explica Zapater- que padecen el estado de esa carretera, porque su acondicionamiento fue realizado hace ya décadas y mantiene un itinerario de montaña, con desprendimientos, cruces peligrosos, uso compartido…, pero que es especialmente complicado en el tramo del desfiladero de La Inclusa. Allí, en 700 metros de zona escarpada hay cuatro túneles consecutivos de escasa anchura y menos galibo que hacen imposible el paso en diferente sentido de un vehículo pesado con uno ligero, provocan pérdida de carga en los camiones por impacto contra la roca y han motivado unas restricciones y prohibiciones para los transportes de mayor volumen que equivalen a un grave inconveniente para el tránsito, como se ha demostrado en pasadas temporadas”.

“Ni siquiera los autobuses más normales tienen libre acceso, necesitan ir con ‘señalistas’ y se acerca la temporada de verano con más turismo, acampadas juveniles en el valle y afluencia, a la vez que siguen las limitaciones y, como dicen los vecinos de la zona, continúan casi aislados”.

La diputada del PAR señala que “el Gobierno de Aragón ha barajado y ha prometido alternativas en esos túneles como la instalación de semáforos para regular el paso alternativo o también obras en el firme de la carretera para rebajarlo y ganar galibo, y a la vez ha impulsado un estudio para acondicionar toda la carretera a medio o largo plazo, hasta conectarla con el valle de Benasque por Chía, como se reivindica desde hace tanto tiempo. Sin embargo, de momento, no hay ni actuaciones de solución siquiera provisional en La Inclusa ni una inversión programada para el otro gran proyecto. Nada”.