Imagen facilitada por el Ayuntamiento de Aínsa.

Aínsa ha acogido el Torneo de los Pirineos de Rugby, un acontecimiento deportivo que ha reunido a 280 participantes de diferentes clubes con edades comprendidas entre los seis y los catorce años.

Cuatro equipos españoles y cuatro equipos franceses han hecho posible un encuentro con alta participación durante la jornada del sábado, donde tampoco ha faltado el numeroso público interesado en disfrutar viendo la práctica de este deporte minoritario.

Imagen facilitada por el Ayuntamiento de Aínsa.

Además de la cantidad de participantes hay que sumar el medio centenar de delegados, treinta voluntarios y sus respectivos acompañantes, lo que hace que, con la excusa de la cita deportiva, muchas personas visiten Aínsa y sus inmediaciones.

La programación arrancó el sábado a las nueve de la mañana, hora a la que se recibió y acreditó a todos los deportistas del torneo. A partir de las diez, se disputaron los partidos en las categorías Sub 8, Sub 10, Sub 12 y Sub 14.

Por la tarde, se hizo entrega de los trofeos, y el denominado como “Tercer tiempo” estuvo amenizado por The Bad Fathers, grupo musical de Sobrarbe.

El Torneo de los Pirineos de Rugby tiene como objetivo principal ser una herramienta didáctica en la educación de esta disciplina deportiva y sus valores. Pero la convocatoria no se centra solo en el aspecto puramente deportivo, sino que también incluye la educación medioambiental y las actividades en la naturaleza.

Visitar el casco antiguo de Aínsa y sus alrededores es, precisamente, la propuesta con la que este domingo se cierra el evento de carácter internacional y familiar al mismo tiempo.