Foto: helicóptero en Boltaña. SobrarbeDigital.

En torno a 1.250 personas componen el operativo de la Campaña de Prevención de Extinción de Incendios Forestales de 2015 en la Comunidad Autónoma de Aragón, según ha explicado el Consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, que, acompañado por el director general de Gestión Forestal, Roque Vicente, ha presentado los datos de esta campaña.

El operativo de este año está compuesto por 57 cuadrillas simples y 5 dobles, además de 8 cuadrillas helitransportadas. Los convenios con otras administraciones propician que el número de autobombas sea de 39, repartidas entre Huesca (10), Zaragoza (10) y Teruel (19).

Los puestos de vigilancia suman 80: 24 en Huesca, 20 en Zaragoza y 36 en Teruel. Todos estos puestos cuentan con el equipamiento necesario para la correcta detección y comunicación de cualquier incidencia.

El operativo se completa con nueve helicópteros en las siguientes poblaciones: Bailo, Boltaña, Peñalba, Zaragoza, Ejea de los Caballeros, Brea de Aragón, Calamocha, Alcorisa y Teruel. Todas las aeronaves están dotadas de equipos de seguimiento de flotas a través de GPS, que permiten conocer las posiciones desde los servicios centrales, provinciales y puesto de mando avanzado en el caso de incendio.

De igual forma, están provistos con el sistema EINFOREX, que permite la transmisión de imágenes del incendio en tiempo real a los diferentes centros de coordinación y mando.

A estas aeronaves hay que sumar cinco más que aporta el Ministerio de Agricultura con bases en Plasencia del Monte (Huesca), Daroca (2) y Zaragoza (2).

Además de estos medios se integra en el despliegue operativo el personal del Departamento de Agricultura que participa en las tareas de prevención y observación, en concreto 57 técnicos y cerca de 350 Agentes de Protección de la Naturaleza (APN), que realizan funciones de organización y dirección de las cuadrillas forestales y de la extinción de incendio en primera instancia.

Además del trabajo propio de extinción, las cuadrillas llevarán a cabo este año diversos trabajos en el monte, con intervención directa en unas 2.600 hectáreas entre la apertura de nuevas áreas cortafuegos (700), mantenimiento de los ya existentes (1.100) y tratamientos selvícolas (800).

Las nuevas tecnologías, la formación y la intensificación del trabajo conjunto con otras administraciones son las novedades de este ejercicio.

Tanto Modesto Lobón como Roque Vicente han destacado la importancia de la colaboración ciudadana en el doble sentido de evitar actividades que puedan generar riesgo de incendio y a la hora de avisar de estas incidencias.

Lobón, ha explicado que “el operativo, que se amplió en el incendio que hubo hace ya tres años en Castanesa, se ha mantenido permanentemente”. Ha destacado igualmente el riesgo laboral del personal que compone el operativo.

Asimismo, Modesto Lobón ha recordado que “un incendio es una alianza de instituciones” y que este operativo “trabaja y se inserta en un operativo más amplio, el del 112”.

Por su parte, Roque Vicente ha señalado varias líneas de trabajo: “la intervención preventiva en las masas forestales, el mantenimiento de la disponibilidad de los efectivos y su formación”.

AUDIOS: consejero Modesto Lobón y Roque Vicente, hablan del operativo.