Se considera que una autocaravana está estacionada y no acampada, siempre que ocupe la misma superficie parada que en marcha. Es decir, que no tenga desplegados elementos tales como toldo, mesa o sillas.

Cada vez son más los turistas que se acercan para disfrutar de los diferentes rincones y parajes del Sobrarbe en sus autocaravanas. El alcalde del Ayuntamiento de Aínsa, Enrique Pueyo considera que «es un visitante muy importante».

Sin embargo hay que recordar que las autocaravanas no pueden acampar, ya que pueden ser multadas tanto por Seprona como por la Guardia Civil, según explica el alcalde Pueyo.

Por otra parte, en Sobrarbe todavía no hay áreas de servicio y estacionamiento, es decir, concebidas específicamente para dar servicio a las autocaravanas, y facilitar una serie de servicios necesarios como el suministro de agua potable y un lugar para el vaciado de depósitos.

Enrique Pueyo nos habla de todo ello.

Una autocaravana está aparcada y no acampada cuando:
1. Sólo está en contacto con el suelo a través de las ruedas (no están bajadas las patas estabilizadoras ni cualquier otro artilugio). En determinados casos, como cuando el aparcamiento está situado en pendiente o con una inclinación lateral pronunciada, los calzos en las ruedas pueden estar justificados para mejorar la seguridad del vehículo.

2. No ocupa más espacio que el de la autocaravana cerrada, es decir, no hay ventanas abiertas (ventanas batientes o proyectables, que pueden invadir un espacio mayor que el perímetro del vehículo), sillas, mesas, toldos extendidos, etc.

3. No se produce ninguna emisión de ningún tipo de fluido, contaminante o no, salvo las propias de la combustión del motor a través del tubo de escape, o se lleven a cabo conductas incívicas y/o insalubres como el vaciado de aguas en la vía pública.

Lugar: Mercadillo de Aínsa
 Imágenes realizadas este miércoles 23 de mayo. Fotos: SobrarbeDigital

Lugar: La Fueva, cerca del río Usía