Foto: Trufa de La Fueva

Este sábado 1 de febrero comenzaba bien, la lluvia de la mañana no conseguía eclipsar el arranque de las Jornadas Truferas. Un año más, este evento, atraía a numeroso público que visitaba los distintos puestos, concretamente, trece expositores mostraban sus productos como Trufa de La Fueva, quesos trufados, dulces, vinos o Pacharán Ordesano, dentro de una gran carpa ubicada en el Castillo de Aínsa. A falta de confirmar las cifras oficiales, se estima que más de 2.000 personas pasaban por el certamen.

La Ferieta de Aínsa comenzará este domingo, a las 7 de la mañana. Los más de 100 puestos que se abrirán, se distribuirán entre el castillo y la plaza Mayor. En estos puestos se venderán productos alimentarios.

Las previsiones de público son optimistas porque acompañará “el buen tiempo, la Ferieta es un lugar de encuentro y un punto de reunión”, manifestaba José Antonio Murillo, director de la feria.

Murillo explicaba, que la villa pirinaica comenzó a celebrar la Ferieta de Aínsa, en el siglo XI gracias a un privilegio de los Reyes de Aragón.

Desde entonces, se ha organizado de forma ininterrumpida. En los años 60 decayó por la despoblación del medio rural, pero retomó fuerzas de nuevo en los años 80 y 90.

El responsable de la feria, contaba, como anécdota que fue un monge el que inauguró la primera edición. Desde entonces, no han habido más inauguraciones.