Foto: Lucia Mur.

El valle de Chistau arrancaba la fiesta de los trucos en Sarvillo con el encendido de la hoguera, recorriendo después Gistaín, San Juan de Plan, Plan, Sin, Serveto hasta llegar de nuevo a Saravillo.

La celebración tuvo lugar el pasado sábado, en una gélida noche de -4 grados, lo que no impidió que alrededor de 400 personas se congregasen en Gistaín. Y, en Saravillo dieron de cenar a 200 personas más 20 niños.

«Una noche mágica» calificaron los vecinos del valle.

Algunas imágenes

Tradicionalmente la fiesta de los trucos, que se celebraba el 17 de enero, servía para mostrar el poderío de los ganaderos del valle de Chistau.

La importancia de la cabaña se distinguía por la potencia del ruido que hacía el ganado con sus esquilas.