En Aínsa ha tenido lugar este martes el homenaje a Rafael González Novales, agente de la Guardia Civil de Tráfico, fallecido hace un año en la localidad en acto de servicio.

Los actos han comenzado con una misa en la iglesia de la villa de Aínsa oficiada por el párroco Rafael Duarte, después en las instalaciones de la Guardia Civil se ha descubierto una placa conmemorativa y se ha realizado una ofrenda floral con la presencia de familiares, compañeros, amigos y representares institucionales.

La Subdelegada del Gobierno de España en Huesca, Isabel Blasco, el Brigada Jefe del Destacamento de Tráfico de Aínsa, Juan Corrales y un familiar del Cabo Primero se han dirigido a los presentes, posteriormente se ha entonado los acordes de «La muerte no es el final»  y se ha realizado la ofrenda floral en su memoria.

Al acto además ha asistido el General Jefe de la Zona de la Guardia Civil de Aragón, Carlos Crespo y el Comandante de la Guardia Civil de Huesca, Francisco Javier Rodríguez; así como el presidente de la Comarca de Sobrarbe, Enrique Campo; los alcaldes de Aínsa, Enrique Pueyo; de Boltaña, José Mari Giménez; de Laspuña, Antonio Castillo; los concejales del Ayuntamiento de Aínsa, José Luis Bergua, Nicolás Baena, Catalina Intillaque y Miguel Ángel García, el diputado provincial Ramón Laplana, entre otras autoridades y personalidades del Alto Aragón.

El agente Rafael González Novales, fallecía a los 47 años, dejando viuda y tres hijos, tras sufrir un accidente de tráfico en la Avenida Sudiera de Aínsa. El agente vivía en Barbastro, aunque había sido destinado hacía unos meses a Aínsa.

Fotos: SobrarbeDigital