Oscar Díez. Foto: SobrarbeDigital

A falta de concretar cifras, el Eco Museo de la Fauna Pirenaica de Aínsa gestionado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) ha aumentado un 25% más de visitantes respecto al verano pasado, tanto en las visitas guiadas que han realizado en el propio Museo como en el comedero de buitres de Aínsa, y también a los miradores de Revilla. «Ha sido un verano intenso», ha comentado Oscar Díez, de la FCQ.

Oscar Díez además ha explicado que este año han puesto en funcionamiento medidas que llaman de «enriquecimiento ambiental para aves en cautividad».

Este espacio declarado Parque Zoológico en 2016, alberga el primer ejemplar de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) no apto para vivir en libertad. Se trata de ‘Huesos’, un individuo macho joven de 2,5 años que fue cedido a la FCQ por la Dirección General de Sostenibilidad del Gobierno de Aragón con fines educativos y de reproducción ex situ.

Imagen de ‘Huesos’

‘Huesos’ goza de buen estado de salud y se aloja en una jaula de 85 metros cuadrados del Parque Zoológico del Eco Museo de la Fauna Pirenaica y Centro de Visitantes Castillo de Aínsa, un centro de referencia en las labores de educación ambiental y sensibilización sobre la conservación de esta especie y enclavado en una comarca que cuenta con la mayor población de esta especie de la Cordillera pirenaica.

Muy solicitado el photocall del quebranta. Foto: SobrarbeDigital