Foto: Inmaculada Casasnovas.

La Expo-Feria de Sobrarbe alcanza su trigésimo segunda edición, un certamen de ámbito comarcal y lugar de encuentro, que del 1 al 3 de septiembre congregará a unos 115 expositores españoles y franceses en el Castillo de Aínsa.

Heredera de ferias medievales, que se remontan al siglo XI, la ExpoFeria de Sobrarbe está considera “una de las ferias más antiguas de la provincia”. Así lo ha destacado la responsable de Desarrollo Territorial y Medio Natural de la Diputación Provincial de Huesca, Maribel de Pablo.

Le han acompañado en la rueda de prensa el alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo; el director de la feria, José Antonio Murillo; el presidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), Juan Antonio Gil, y el presidente de ASAPI y miembro de la Asociación Un paso atrás, Luis Lascorz.

De Pablo ha valorado “el trabajo colectivo” para la organización de la ExpoFeria de Sobrarbe, en la que colaboran 60 personas, así como el estrecho apoyo entre administraciones, asociaciones y otras organizaciones, como es el caso de la FCQ, fundación que este año se ha implicado en mayor medida y a través de la cual se pretende “potenciar más el carácter ambiental de esta feria”, según ha señalado el presidente de la FCQ, Juan Antonio Gil. “Creo que en este aspecto somos innovadores” y por ello han integrado en la ExpoFeria el programa BIODIVER, financiado por la Diputación Provincial de Huesca, “con talleres y charlas de ganadería extensiva”.

Otra de las materias en la que esta feria lleva apostando fuerte desde hace varios años pasa por “dar a conocer y presentar los productos agroalimentarios que se producen en Sobrarbe”, ha comentado el alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo, tanto a través del trabajo de la Comarca de Sobrarbe, con los productores locales promovidos desde el Geoparque de Sobrarbe, como desde la Asociación Un paso atrás, que lleva años trabajando en la recuperación de semillas de variedades locales.

El hecho de enfocar también la feria al sector agroalimentario también ha imprimido carácter y especialización a esta feria. “El amor por nuestro territorio ha posibilitado que esta feria sobreviviera después de tantos años de legado”. Este año, una de las novedades llega de la necesidad de ampliar el recinto ferial y sacar una parte fuera del castillo. Pueyo ha puesto de relieve que “la ExpoFeria fue el germen de la Ley de venta de productos agrícolas en Aragón, de la que él fue ponente en las Cortes.

“Considerábamos que había un déficit con respecto a otras comunidades autónomas y a otros países al no permitirse la venta directa de productos directamente al usuario. La ley está enfocada al mundo rural, de cara a mejorar la economía y favorecer el asentamiento de la población”.

Enrique Pueyo ha aludido a los proyectos “Sobrarbe Agrodiverso y Sostenible”, que se presentará en el marco de la feria y que dispondrá de espacio propio, para el que disponen de un presupuesto que ronda los 70.000 euros y que está enfocado a promover alternativas de producción agraria en Sobrarbe, “sobre todo en lo referente al cultivo de manzanos y algo de hortícola”, como posteriormente ha especificado el representante de Un paso atrás y presidente de ASAPI, Luis Lascorz.

El otro de los proyectos a los que se ha referido el alcalde es el denominado “Sobrarbe Autóctono y Sostenible”, dotado con 60.000 euros y “el mejor valorado de los presentados en 2016”. Luis Lascorz, ha explicado que “desde ASAPI participamos desde hace muchos años en la feria intentando dar a conocer y revalorizar las razas autóctonas, en nuestro caso la vaca Pirenaica».

«Tenemos que crear la demanda de estos productos de calidad y el consumidor ya los empieza a pedir”. Este año, tanto la comida y la subasta, así como los almuerzos de expositores estarán elaborados con Ternera Pirenaica y productos de la huerta de Sobrarbe. Lascorz ha avanzado que “desde este proyecto, a finales de septiembre traeremos tres cocineros de renombre con diferentes propuestas en torno a la Ternera Pirenaica, para cocinar las piezas menos nobles del animal y de este modo animar a los restauradores de la zona a que oferten estos productos de calidad”.

El director de la ExpoFeria, José Antonio Murillo, ha repasado varios aspectos del certamen, entre los que ha destacado “la presencia de una empresa de Zaragoza que construye placas solares que, además de generar electricidad, calientan el agua. Nos parece muy relevante porque en Sobrarbe hay muchas viviendas aisladas e incluso pueblos con problemas de suministro eléctrico o de agua”.

En lo referente al número de expositores ha comentado que “se ha producido un ligero crecimiento. El Castillo es un edificio cerrado y saldremos a una parte del aparcamiento”. Por lo general “acostumbra a repetir un porcentaje elevado”. En cuanto a la ganadería, uno de los pilares de esta feria, Murillo ha apuntado que “ahora no se realizan apenas ventas en las ferias, pero la exposición de vacas, ovejas, cabras, gallinas, burros, pavos, ocas… permite al ganadero exhibir sus mejores ejemplares y al público, ver animales en directo, que gente, sobre todo del medio urbano, tal vez no ha visto nunca”.

Por su parte, Juan Antonio Gil, ha comentado que “el sábado y el domingo se celebrarán jornadas de puertas abiertas en el Eco Museo de Aínsa, también sede de la iniciativa Pirineos Bird Center, y el público podrá visitar en el Parque Zoológico a nuestro inquilino estrella, “Huesos”, un ejemplar de quebrantahuesos, el único que se puede ver en Aragón y en la Cordillera Pirenaica y de los pocos que se pueden contemplar en España”. Gil ha mostrado su satisfacción por la participación de la FCQ en los proyectos “Sobrarbe Autóctono y Sostenible” y “Sobrarbe Agrodiverso y Sostenible” y la mayor implicación en la organización de esta feria