Imagen de archivo del colegio de Saravillo CRA Cinca-Cinqueta. Foto: SobrarbeDigital.

El calendario escolar en el que trabaja el Gobierno de Aragón contempla el inicio de curso el 7 de septiembre y un periodo lectivo de 180 días en Infantil y Primaria y 179 en la ESO y Bachillerato.

El próximo curso académico comenzará en Aragón de manera presencial y normalizada, aunque extremando las medidas de seguridad.

Durante su comparecencia en rueda de prensa para explicar los acuerdos alcanzados en la sectorial, el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, ha avanzado que la propuesta de Calendario Escolar en la que actualmente trabaja el Departamento contempla el inicio de las actividades lectivas del segundo ciclo de Educación Infantil para el lunes 7 de septiembre, mientras que las correspondientes a Educación Primaria y Educación Especial se iniciarán el martes 8 de septiembre de 2020.

El documento aprobado esta mañana en la conferencia sectorial recoge en sus 14 puntos las propuestas planteadas por el Ejecutivo autonómico y que hacían referencia a un plan de refuerzo pedagógico, como el ya presentado en Aragón, que recoge un plan de apoyo emocional en el que se intervendrá con alumnado y familias, y un programa voluntario de integración de materias en 1º de la ESO.

En otro orden de cosas, la Conferencia ha acordado que los centros educativos adapten, en todas las etapas y enseñanzas, las programaciones didácticas de las diversas áreas, materias, ámbitos o módulos para el curso 2020-2021, en el marco de lo que establezcan al respecto las administraciones educativas, con el fin de recuperar los aprendizajes imprescindibles no alcanzados en este curso por el cierre de la actividad lectiva presencial en los centros, y permitir así al alumnado el logro de los objetivos previstos.

El escenario que podría darse en el caso de que se dieran rebrotes de la pandemia requiere de la capacidad de hacer frente a circunstancias imprevistas, lo que exigirá un refuerzo del trabajo de colaboración y coordinación en los centros educativos, liderado por sus equipos directivos.

En este sentido, los responsables educativos deberán elaborar los protocolos de actuación necesarios que garanticen el cumplimiento de las instrucciones que establezcan las autoridades sanitarias, en relación con las medidas de higiene, limpieza y control sanitario que deban aplicarse, las distancias de seguridad que deban mantenerse entre las personas y la distribución de horarios y espacios que permitan evitar contactos masivos, con el fin de que el funcionamiento de los centros docentes se desarrolle en las mejores condiciones de seguridad.

Para ello, las administraciones educativas proporcionarán al profesorado y a los centros docentes la información y los medios de formación necesarios acerca de los requisitos higiénico-sanitarios establecidos y la utilización de las instalaciones escolares en condiciones de seguridad.

Todo ello quedará recogido en un plan de inicio de curso que establezca la organización del centro que mejor se adapte a las condiciones de la nueva normalidad.

Asimismo, las administraciones educativas elaborarán los planes de contingencia necesarios para que los centros docentes puedan hacer frente a las eventualidades que se produzcan en el curso 2020-2021 así como también las medidas necesarias para reducir la brecha tecnológica y minimizar sus posibles consecuencias negativas entre el alumnado.

Para ello, tanto el Ministerio de Educación y Formación Profesional como los departamentos de Educación de las comunidades autónomas colaborarán para el desarrollo y la oferta de recursos para el refuerzo de la competencia digital.