Javier Lambán en su visita al Monasterio de Sijena manifestaba su indignación por el hecho de que se dude, en Cataluña, de la capacidad de los aragoneses para conservar las obras, advirtiendo de que “no podemos aceptar ninguna lección” de los conservadores de la región vecina, y que una buena parte de estas piezas se encuentra en un estado “lamentable” y “tres piezas no han regresado”, por lo que “a alguien le tendremos que exigir responsabilidades”.

El presidente de Aragón realizaba estas declaraciones en su visita el martes al Monasterio de Sijena donde el lunes llegaron 43 bienes que faltaban de entregar por parte del Museo de Lérida y que se unen a los que llegaron hace unas fechas. «Es un día de celebraciones” porque los bienes han vuelto “a casa, de donde jamás debieron salir”, lo que supone “un éxito sin paliativos” ya que la Comunidad Autónoma había situado en esta reivindicación “la defensa de su dignidad como tal”, aseguraba Lambán.

Además el Gobierno de Aragón estudiará las acciones a desarrollar ante “la negligencia” de “instituciones que han perdido bienes por el camino o han permitido que muchos se deterioraran, de forma culpable”.

El Ejecutivo aragonés está dispuesto a “seguir en esta tarea de recuperar este monasterio en conjunto”, ha aseverado el presidente, y ha fijado como uno de los objetivos más inmediatos hacer posible que las visitas se puedan realizar de una manera “más regular, facilitando a las gentes el disfrute de este auténtico tesoro recuperado”.

Por otra parte, el presidente de Aragón rechazaba la “imputación” de algunos sectores de la política catalana de que la devolución ha sido consecuencia de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, asegurando que esto es “radicalmente falso”. Ha expresado que “nada ha tenido que ver la política en ello, salvo que algunos entiendan que es opinable el cumplimiento de las leyes”, para añadir que desde el Gobierno de Aragón “estamos al lado de la Ley y de todo lo que conlleva aceptar de buen grado el Estado de Derecho”.

Son “tiempos de justicia, no de política”, ha insistido Lambán, quien ha recalcado que ha sido el juez quien ha fijado la fecha de devolución de los bienes, “sin ningún tipo de interferencia de los políticos”. Ha precisado que Aragón “no se ha planteado jamás” este conflicto, ni ningún otro, “en el ámbito de una relación beligerante con Cataluña”.

Así, proclamaba que “queremos a la Comunidad de Cataluña”, con la que las relaciones deben ser “fraternales” y se produzcan “de manera coordinada, como lo han sido siempre, a lo largo de la Historia”. Lambán ha aludido a los lazos históricos, culturales, a la “preocupación” por lo que está ocurriendo en Cataluña.

Respecto a las pinturas murales de Sijena, que se encuentran actualmente en litigio, Javier Lambán ha recordado que hay sentencias favorables a Aragón y ha garantizado que “vamos a persistir” para que acaben volviendo, lo que “acabará ocurriendo”.

En cuanto a los bienes de las parroquias del Aragón oriental, el presidente de la Comunidad Autónoma ha explicado que el obispado de Barbastro-Monzón no ha accedido a delegar en el Gobierno regional las acciones judiciales correspondientes, por lo que el Ejecutivo “nada puede hacer” al ser un conflicto interno de la Iglesia, ha apuntado.