Torla-Ordesa. Foto: SobrarbeDigital

Modesto Pascau, presidente del Patronato de Ordesa ha hablado de las importantes necesidades que hay en el Parque Nacional cuyo valor asciende a 6 millones de euros. 

Entre ellas ha destacado el centro de interpretación de Escalona, los aparcamientos de Pineta y San Úrbez, además de las obras en un transformador en Broto, acondicionar la antigua casa cuartel de Bujaruelo porque cuando se llena Ordesa como este jueves que han pasado de los 1.800 visitantes, las personas se desvían hacia allí «no hay ni baños», ha señalado Pascau.

Otra de las prioridades que ha recordado pasa por llevar la luz a Revilla. Se trata de un pueblo -dentro de Ordesa- con habitantes que viven todo el año, «es impensable que no tenga electricidad porque le faltan cuatro kilómetros de cable trenzado“.

Modesto Pascau ha realizado estas declaraciones en la celebración del I Centenario de Ordesa.

El Parque Nacional de Ordesa fue uno de los pioneros, junto con el de Covadonga, hoy Picos de Europa. En 1982, se amplían los límites del Parque Nacional del Valle de Ordesa, y se incorporan el Cañón de Añisclo, la Garganta de Escuaín, la cabecera del valle de Pineta y el macizo de Monte Perdido.

El hoy llamado Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se encuentra en la comarca aragonesa de Sobrarbe (Huesca) e integra en su área a Torla-Ordesa, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin, Bielsa y Broto, ya en su zona periférica. El Parque acoge 15.696 hectáreas más otras 19.196 de Zona Periférica de Protección.

Además, 31.000 hectáreas del macizo montañoso calcáreo de Monte Perdido, entre España y Francia, forman parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Y el Parque Nacional está incluido en el Programa MaB (Hombre y Biosfera) de la UNESCO dentro de la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala, y es así mismo parte importante de la Red Natura 2000 (ZEPA y LIC) de la Unión Europea.

El Parque forma parte de la Geoparque Mundial UNESCO Sobrarbe-Pirineos y cuenta con el Diploma del Consejo Europeo a la Conservación de la Naturaleza en su mayor categoría, la A, que ha sido renovado recientemente. Ordesa y Monte Perdido tiene aprobado un Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG).

Modesto Pascau habla de los seis millones de euros.

Foto: SobrarbeDigital

Desde 2006, la gestión del Parque Nacional es asumida por el Gobierno de Aragón, que impulsa en este 2018 los actos de conmemoración del Centenario, con un programa conformado por más de 80 actuaciones.

El evento está declarado como Acontecimiento de Excepcional Interés Público para 2018 y 2019. La empresa pública SARGA es el órgano gestor del Centenario, en el que también participan el Organismo Autónomo Parques Nacionales, del Ministerio para la Transición Ecológica, y el Ministerio de Hacienda.