Imagen de la protesta de ganaderos en contra del oso en Plan el pasado verano. Foto: SobrarbeDigital.

Los ayuntamientos del valle de Chistau -San Juan de Plan, Plan y Gistaín- han aprobado una moción en sus respectivos plenos municipales para defender la ganadería extensiva y exigir la retirada del oso Goiat del territorio por ser un “animal problemático”. Un extremo que contempla el propio protocolo para la intervención con osos en el Pirineo.

Cabe recordar que en las últimas semanas se ha verificado la presencia del oso Goiat en Sobrarbe. En apenas quince días ha causado diez ataques al ganado en el valle de Chistau, concretamente en las localidades de Gistaín y San Juan de Plan y otro más en Barbaruens.

Protesta en Plan del pasado verano. Foto: SobrarbeDigital.

Dicha propuesta se ha enviado ya a los gobiernos de Aragón, Cataluña y España.

Protesta en Aínsa del pasado verano. Foto: SobrarbeDigital.

Texto íntegro de la moción

MOCIÓN EN RELACIÓN A LA DE PRESENCIA DEL OSO Y SU AFECTACIÓN EN EL TERRITORIO DEL VALLE DE CHISTAU

El Valle de Chistau y su paisaje –y, por ende, toda la montaña pirenaica– no se pueden entender sin la ganadería extensiva. Una actividad ancestral imprescindible que garantiza la vida tanto de nuestras montañas como la de nuestros vecinos.

Podemos considerar la ganadería extensiva como un sector estratégico que genera importantes y diversos beneficios, sirva decir que:
1. Genera productos alimenticios de gran calidad. La calidad organoléptica de estos productos, derivada principalmente de la alimentación natural a la que lleva el manejo extensivo del ganado, así como del bienestar animal que se deriva de una vida en semilibertad, es notoria, y esa calidad es algo que cada vez está más demandado socialmente.

En las localidades del Valle de Chistau encontramos claros ejemplos de iniciativas familiares y empresas artesanas que los elaboran: quesos de Saravillo y Chistén, embutidos artesanos en Gistaín, carne de ternera del Valle de Chistau en San Juan de Plan, miel o patés entre otros productos.

2. Permite aprovechar y mantener ecosistemas de un elevado valor ambiental en nuestras tierras.
3. La ganadería extensiva aprovecha superficies muy pobres, menos accesibles y de las que difícilmente se podría obtener mayor producto con otro tipo de uso,
4. Contribuye a incrementar la materia orgánica y a conservar la cubierta vegetal de los suelos más pobres.
5. Constituye un arma eficaz para controlar la proliferación arbustiva y prevenir los incendios forestales.
6. La ganadería extensiva contribuye a amortiguar el cambio climático.
7. La ganadería extensiva contribuye a fijar población rural y mantener el tejido social en áreas que, por la naturaleza difícil del medio, se carece de otras alternativas productivas posibles. La actividad ganadera extensiva es clave para mantener un medio rural productivo.

Tanto esta actividad como la producción derivada de alimentos y otros productos de calidad reconocidos y valorados socialmente proporcionan elementos de cohesión social e identidad cultural. Si se permite la viabilidad económica del sector, puede redundar en el deseo de la población local de permanecer en sus lugares de origen en lugar de emigrar a otras áreas urbanas o industriales.

8. De su actividad derivan directa o indirectamente otros sectores económicos locales: industrias de transformación de alimentos, artesanía, turismo y hostelería, que dependen, además, de los productos generados directamente del mantenimiento de los paisajes y ecosistemas que potencia la ganadería extensiva.
9. Su actividad es imprescindible para el mantenimiento de paisajes y ecosistemas de enorme valor ecológico y ambiental.
10. Actividades económicas importantes como el turismo rural dependen del mantenimiento de los paisajes y ecosistemas que potencia la ganadería extensiva. El paisaje en el Valle de Chistau está ligado estrechamente a las actividades agrarias tradicionales, en donde la ganadería extensiva siempre ha ocupado un lugar preponderante.

La matorralización del paisaje es percibida por todos como una degradación paisajística importante y tanto las autoridades locales como los vecinos muestran su preocupación por su deterioro, con todo lo que ello implica, afectando especialmente al sector turístico tanto por la propia degradación del paisaje y la pérdida de productos locales de interés derivados de las actividades ganaderas, como porque los senderos y caminos que dan acceso al monte se cubren de matorral, impidiendo el tránsito de las personas a través de ellos. Las rutas por senderos PR y GR –de pequeño y gran recorrido–, permiten usos alternativos del territorio de gran interés, como el senderismo o las rutas a caballo, que contribuyen a mantener los derechos de paso y favorecen el desarrollo social y económico de las zonas rurales,
11. la ganadería extensiva es una de las pocas actividades económicas productivas humanas que resulta verdaderamente sostenible,
12. es la forma de manejar el ganado más ética, al permitir a los animales gozar de una situación de libertad al aire libre, respetando el ritmo de crecimiento y las condiciones de vida propias de cada especie,
13. y, por todo lo dicho, posee un enorme valor cultural y etnográfico.

Los aspectos reseñados evidencian la influencia positiva de la ganadería extensiva sobre el medio natural, el paisaje, la economía, la sociedad y la cultura. El sector agroforestal no sólo aporta a la sociedad la producción de materias primas y alimentos sino que, además, contribuye de forma paralela y gratuita a la gestión del entorno natural y al mantenimiento de un tejido social vivo y diverso.

Ahora bien, si a las graves dificultades con las que ya de por sí cuenta la ganadería extensiva derivadas de la creciente globalizacion de los mercados, dificultades de relevo generacional, dependencia económica de las subvenciones, la normativa inadecuada y axfisiante que sufre el sector, etc., se añaden además los ataques reiterados de oso y la falta de solución por parte de las Administraciones competentes, la ganadería extensiva morirá y ello se reflejará en el medio natural, el paisaje, la economía y la cultura de gran parte de los pueblos de Aragón, esa sociedad de la España rural o “vaciada” de la ahora tanto se habla.

En las últimas semanas se ha verificado la presencia del oso Goiat en Aragón, uno de los ejemplares del programa de reintroducción en los Pirineos. En apenas quince días ha causado diez ataques al ganado en el Valle de Chistau, concretamente en las localidades de Gistaín y San Juan de Plan y otro más en Barbaruens. El ataque en el término municipal de San Juan de Plan se ha producido no en los puertos y zonas de pasto en altura –como los del año pasado en término de Plan–, sino cerca de la localidad y de la ermita de San Mamés, lo que ha creado alarma en la población por ser un ataque muy próximo a zonas habitadas.

Es también de destacar el último de los ataques producido el 29 de abril en Gistaín, en el que el ganadero se encontraba vigilando sus ovejas con perros pastores, y ni su presencia ni la de los animales han disuadido en ese caso al oso Goiat quien ha matado a seis ovejas. Todo ello ha generado en los últimos días mucha inseguridad y un clima de intranquilidad entre los vecinos, pues todo indica que este oso se ha acostumbrado a la presencia humana el oso Goiat procede de Francia y Cataluña.

En concreto este oso esloveno llegó a Cataluña en 2016, fue liberado en el Parque natural del Alt Pirineu en Isil (Lleida) en el marco del programa europeo de reintroducción del oso pardo PirosLife 2015-2018, y hasta el año pasado no había trascendido su presencia en Aragón.

El oso Goiat había desarrollado su vida en la Comunidad Autónoma de Cataluña y en Francia causando múltiples problemas. En 2018 se le capturó para tomarle muestras y renovarle el collar GPS puesto que se entendió que su seguimiento era determinante dada su actividad depredadora. Por poner un ejemplo, se trata de un oso que en el año 2018 cometió unos 40 ataques al ganado de ambos territorios, según noticias oficiales del Conselh Generau de Aran.

En noviembre de 2018, el Grupo de Trabajo del oso pardo en los Pirineos, formado por representantes del Ministerio para la Transición ecológica, Gobierno de Navarra, Gobierno de Aragón, Conselh Generau d’Aran y Generalitat de Catalunya, aprueba el Protocolo de Intervención con osos en el Pirineo, que recoge la actuación en el caso de osos definidos como «problemáticos».

Por tratarse Goiat de un ejemplar reiteradamente depredador al que le precedía un conflictivo historial, en el año 2018 fue declarado por el Director de Políticas Ambientales y Medio Natural de la Generalitat de Catalunya, como «animal con intensidad depredadora alta y con comportamiento anómalo», y se adoptó la decisión de su captura y expulsión del territorio Sin embargo, se le concedió otra nueva oportunidad en los Pirineos. Antes de retirarlo del medio, la Generalitat activó en el año 2019 la segunda fase del Protocolo de intervención para intentar cambiar los hábitos depredadores de este ejemplar de oso pardo indicando, eso
sí, que si persistía en su actitud depredadora, la Generalitat no tendría más remedio que sacarlo del medio natural.5

Las medidas disuasorias que se tomaron, como el uso de balas de goma, la aplicación de electricidad en las vallas, disparos disuasorios, ruidos, luces y la utilización de repelentes en sus presas, se mostraron totalmente ineficaces y las Administraciones competentes siguieron sin avanzar en la retirada.

El pasado octubre de 2019 se reunieron el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, el síndico de Arán, Francés Boya, el consejero de Territorio de la Generalitat de Catalunya, Damià Calvet, y el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Aragón, Joaquín Olona, para tratar la problemática que suponía el comportamiento depredador de determinados osos en estos territorios.

Era la primera vez en la que se hacía una reunión a este nivel para tratar cuestiones que afectan a la reintroducción de los osos. En la misma se exigió la extracción de aquellos ejemplares con un comportamiento reiteradamente depredador, como es el caso de Goiat, y que imposibilitan la convivencia de esta especie con la ganadería.

En este sentido, se llegó a un compromiso para agilizar la retirada del medio de los osos conflictivos. Pese a ello los ganaderos siguen hoy sin soluciones.

La presencia del oso Goiat ha generado desconcierto y una sensación contrastada de indefensión por parte de los ganaderos del Pirineo aragonés, entre otras cosas porque como ha quedado demostrado, dicho ejemplar ha llegado a atacar al ganado mayor (particularmente, caballar), se acerca a las poblaciones y la ganadería sufre sin tregua sus ataques. El propio presidente de la Fundación Oso Pardo, Guilermo Palomero, ha llegado a afirmar que el oso Goiat presenta «un comportamiento depredador inusual» y por tanto quizá esté justificado trabajar en «su retirada y disuasión».

El apoyo a nuestros ganaderos y al modelo de ganadería extensiva debe justificarse y ser coherente en las circunstancias más adversas. El fundamento es social, territorial, económico y, sobre todo, medioambiental.

Las personas que viven en el territorio vienen demandando algo más que palabras relacionadas con el Aragón despoblado y la «España Vacía» y es en circunstancias como estas donde se tiene que demostrar con acciones políticas concretas y determinadas. Es lógico que los ganaderos, dada su preocupación, busquen el amparo en sus representantes políticos y en la administración pública.

La respuesta por parte de los servidores públicos debe ser coherente con la situación de gravedad que viven las zonas más despobladas y también proporcional al valor que tiene para nuestra tierra la ganadería extensiva y el valor medioambiental de nuestro Pirineo.

También hay que tener en cuenta que el Pirineo es históricamente una montaña humanizada a la que se añade hoy, además, una importante actividad lúdica que debe poder ser compartida con la presencia del oso. Por tanto, si existe un ejemplar que pone en riesgo esta convivencia se deben tomar las medidas oportunas para garantizar la pervivencia de estos objetivos.

Casos como el producido en Gistaín este 29 de marzo, reflejan la necesidad de retirar el oso Goiat del territorio pues entra en juego la vida de las personas.

Teniendo en cuenta que se ha cumplido con el Protocolo de Intervención con osos en el Pirineo, cuyas medidas de condicionamiento aversivo no han sido eficaces. Que sigue matando en nuestro territorio y que por sus características y localizaciones se puede encajar ahora en la definición de «oso problemático» o como «oso condicionado por recursos tróficos de origen humano», y «oso acostumbrado a la presencia de humanos». Contando además que el propio Gobierno de la Generalitat de Catalunya declaró a Goiat como un oso reiteradamente depredador del ganado.

Por todo lo expuesto, se plantea al Pleno la aprobación de esta MOCIÓN EN RELACIÓN A LA PRESENCIA DEL OSO Y SU AFECTACIÓN EN EL TERRITORIO DEL VALLE DE CHISTAU con el objeto de:

Primero.- Exigir al Gobierno de Aragón la retirada urgente del oso Goiat del Valle de Chistau porque se ha constatado que se trata de un ejemplar «problemático» que supone un peligro alto en las explotaciones ganaderas del Valle de Chistau y que puede llegar a suponer un riesgo alto para las personas por su habituación a la presencia humana al efectuar ataques al ganado en zonas próximas a la localidad o ataques en la que la presencia del ganadero no ha conseguido disuadirle en su actividad depredadora. Y en todo caso exigirle, en el ámbito de su competencia, su interlocución ante las administraciones firmantes del Programa PirosLife 1995 de reintroducción del oso en el Pirineo.

Segundo.- Exigir a la Generalitat de Catalunya, y el resto de las administraciones firmantes del Programa PirosLife 1995 de reintroducción del oso en el Pirineo, la retirada urgente del oso Goiat del Valle de Chistau porque se ha constatado que se trata de un ejemplar «problemático» que supone un peligro alto en las explotaciones ganaderas del Valle de Chistau y que puede llegar a suponer un riesgo alto para las personas por su habituación a la presencia humana al efectuar ataques al ganado en zonas próximas a la localidad o ataques en la que la presencia del ganadero no ha conseguido disuadirle en su actividad depredadora.

Tercero.- Exigir al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en cuanto que máxima administración implicada en la gestión y conservación del oso en España, la retirada urgente del oso Goiat del Valle de Chistau porque se ha constatado que se trata de un ejemplar «problemático» que supone un peligro alto en las explotaciones ganaderas del Valle de Chistau y que puede llegar a suponer un riesgo alto para las personas por su habituación a la presencia humana al efectuar ataques al ganado en zonas próximas a la localidad o ataques en la que la presencia del ganadero no ha conseguido disuadirle en su actividad depredadora.

Cuarto.- Exigir la coordinación entre administraciones para el cumplimiento del Protocolo de intervención con osos en el Pirineo, de forma que se solucionen las situaciones de conflicto entre oso y ganadería y entre oso y humanos, favoreciendo la eficacia en la actuación entre administraciones y evitando el perjuicio directo de nuestros vecinos.

Quinto.- Solicitar a Diputación Provincial de Huesca, Comarca y Ayuntamientos de Sobrarbe y las otras tres Comarcas de ámbito pirenaico: Jacetania, Alto Gállego y Ribagorza, el apoyo a la presente moción.

Sexto.- Enviar este acuerdo a las Entidades interpeladas en la presente moción.

Séptimo.- Facultar al Alcalde, en nombre y representación del Ayuntamiento de XXXXXX, para la firma de cuantos documentos públicos o privados sean necesarios para hacer efectiva la tramitación y ejecución de los acuerdos anteriores. Sometida la moción a votación, se obtienen (XX) votos a favor y por lo cual se acuerda por unanimidad de los (XXX) miembros presentes del total de XX que forman la Corporación.

Y para que así conste a los efectos legales oportunos, de orden y con el visto bueno del Sr. Alcalde, con la salvedad prevista en el artículo 206 del Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, se expide el presente en XXXXXXXXXX, a 6 de mayo de 2020.