Foto: imagen de la formación política.

Cambiar Aínsa ha conseguido aunar los pareceres de diferentes agentes sociales de la cabecera comarcal del Sobrarbe para presentar una lista en la que se mezclan la experiencia política de algunos de sus cuadros con la juventud y las ideas frescas de nuevas incorporaciones. Asi lo han explicado en una nota de prensa.

Candidatura:

Urko Del Campo (Independiente) encabezará un proyecto político en el que estará acompañado por Cecilio Castillo, Isabel Ullate (Independiente), Ana Rodríguez, Timothy Feather, Manuel Morales “Suko”, Lurdes Gómez, Esther Garijo (Independiente), Fermin Pola Muro, Ignacio Clemente Conte, Marisa Ventero, Eva Revuelta y José Luis Ceresuela.

“Nuestro programa para Aínsa va a ser realista y realizable, porque lo que no vamos a hacer es prometer cosas que no sepamos que podremos cumplir mañana mismo si gobernamos”, asegura Del Campo, quien opina que cualquier alternativa realista de Gobierno debería partir de un conocimiento sobre la situación real de las cuentas del Ayuntamiento.

Con el apoyo de vecinos del municipio, miembros de Podemos a título personal e integrantes de movimientos sociales y culturales del pueblo, Cambiar Aínsa continuará el trabajado que ha venido realizando Izquierda Unida, que lleva varios años fiscalizando concienzudamente los temas municipales y las decisiones del Equipo de Gobierno, buscando a través de su equipo de trabajo hacer del Consistorio una entidad que realmente trabaje para los vecinos.

“El Ayuntamiento nos pertenece a todos los que vivimos tanto en Aínsa como en cualquiera de sus núcleos. A la hora de programar las inversiones debemos priorizar las infraestructuras básicas. No podemos pensar en grandes proyectos si en núcleos como en Arro aún no tenemos agua o varios núcleos de la Tierra del Buxo todavía presentan deficiencias en sus accesos y servicios básicos”, señala Del Campo, que con el apoyo de Castillo y de otros compañeros que forman parte del equipo de trabajo de Cambiar Aínsa espera recuperar el sentimiento de unidad en un municipio que “tiene muy olvidados a los núcleos más pequeños”, añade.

Las competencias de los Ayuntamientos, recogidas en Ley 7/1985 Reguladora de las Bases del Régimen Local, con las modificaciones introducidas con la Ley de Racionalización y Sostenibilidad aprobada en 2013, permiten un amplio margen de actuación a los Consistorios para conseguir un buen grado de autonomía en la gestión y en la toma de decisiones en el municipio de Aínsa-Sobrarbe.

“No queremos entrar en el Ayuntamiento de Ainsa-Sobrarbe para ‘maquillar cuentas’ ni para ‘montar expedientes de contratación’, prácticas que se han visto en el pueblo durante la última década, sino que creemos en la revolucionaria idea de cumplir las leyes, que deben trabajar para los vecinos. Un cargo, cualquiera que sea, debe servir para ayudar a los demás, a todos sin excepción, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos en el caso de este Ayuntamiento”, explica Del Campo.