63 pastores y ganaderos de Bielsa, Fanlo, Fiscal, Tella-Sin y Puértolas han visto este viernes reconocida su labor por la conservación de los ecosistemas de montaña en un acto en el que este año se ha hecho coincidir la suelta del ganado para llevarlo a puerto en época estival con el Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

“Se ha pensado que el hombre era perjudicial para la sostenibilidad del medio ambiente y hoy igual debemos de valorar la reintroducción del montañés en la montaña”, ha dicho el Presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia.

«Lejos de lo que pueda parecer, si la montaña y sus ecosistemas se han conservado en óptimas condiciones ha sido por la presencia y trabajo de las gentes que tienen el medio natural como su entorno de trabajo”, ha dicho Miguel Gracia.

“Los ganaderos y pastores conocen este hábitat porque allí se han criado y educado, han heredado los conocimientos y la cultura de respeto por el medio natural porque es este medio precisamente el que procura la actividad económica en la que trabajan, por eso son los principales interesados en que se preserve y se mantenga en las mejores condiciones posibles», ha añadido.

Miguel Gracia ha reivindicado que las decisiones, la legislación, que en la actualidad se toma desde centros de decisión alejados del medio rural, desde las grandes ciudades, “se haga contando con la opinión y participación de los pastores y ganaderos”.

En este sentido, ha explicado, “para que siga subsistiendo el medio rural hay que primar a la gente que lo habita y trabaja en él porque de no ser así llegará un día que lo que necesitaremos es políticas de reintroducción del ser humano, de la figura del montañés, en su propio hábitat”.

Junto a Miguel Gracia han estado el alcalde de Fanlo, Horacio Palacio, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, el presidente del Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Joaquín Olona, el alcalde de Fiscal, Manuel Larrosa, y otros responsables de administraciones de diferente ámbito.

Entre los pastores, se ha reconocido la labor del último pastor del Pirineo aragonés que ha realizado la trashumancia, Ramón Noguero, del municipio de Fanlo. Ahora, con más de 70 años, recuerda cómo hacían hace décadas la trashumancia desde Torrecilla de Valmadrid hasta el puerto que ha recibido un año más al ganado vacuno y ovino de la zona. “Entonces estábamos hasta 14 días haciendo este trayecto”, ha recordado.

Tanto las cabezas de ganado vacuno como las ovejas pasarán este tiempo, hasta mediados o finales de octubre, pastando en las cumbres a unos 2.000 metros de altura, con temperaturas más suaves que en zonas más bajas.

Fotos: SobrarbeDigital