El monolito es obra de Carlos Serrano, artesano sobrarbense, y que gracias a la colaboración de Puértolas y la Asociación de Nabateros del Sobrarbe, pudo realizarse. Se trata de uno de los elementos que se integra en la ruta nabatera, que tras su actualización estará finalizada para el descenso nabatero que se realizara el próximo 18 de mayo.

En el año 1941 tuvo lugar el último descenso nabatero. En 1984 la Asociación de Nabateros de Sobrarbe recuperó la tradición del descenso de nabatas por el río Cinca, que este año cumplen su XXX aniversario.

A lo largo de estos años, las nabatas, se han convertido en un fenómeno social en la Comarca de Sobrarbe y constituye uno de los acontecimientos turísticos más importantes y atractivos de la primavera.

La tradición nabatera del río Cinca, se remonta al siglo XVI, época en la que se encuentran los primeros testimonios de esta peligrosa profesión en localidades como Laspuña, Puyarruego y Escalona.

Este oficio no sufrió ninguna evolución con el paso de los años. La lentitud y peligrosidad de la labor junto con la llegada al valle de los primeros camiones de carbón y leña, hicieron que se extinguiera esta forma tradicional de transporte.

Por otra parte, la regulación del Cinca y el Ebro, con la construcción de presas y pantanos hicieron inviable del todo este método de navegación.

Por su parte, el departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón declaraba “Bien de interés cultural inmaterial” la cultura del transporte fluvial de la madera en Aragón. Se reconocía y protegía de esta forma una actividad tradicional, que constituye una parte esencial del patrimonio etnológico aragonés y que sigue viva mediante la celebración anual de descensos de nabatas.

Además, el Ejecutivo aragonés, se ha adherido al proyecto de candidatura de la cultura del transporte fluvial de la madera para que sea incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Una candidatura compartida con Navarra, Cataluña y Castilla-La Mancha.

Con la colocación del monolito en Puyarruego, el pasado mes de diciembre, la Asociación de Nabateros del Sobrarbe, pretende homenajear a todas las personas que dedicaron su vida al oficio de la madera y su transporte fluvial por el río Cinca.