Foto: SobrarbeDigital.

Cientos de personas han acudido este sábado a la Catedral de Barbastro para despedir a Álvaro Garcés Padial. El joven montañero de 25 años que falleció ahogado el jueves al quedar atrapado en un sifón del barranco Urdiceto, término municipal de Bielsa, del que no pudo salir.  Se da la circunstancia que los padres del fallecido regentan el Restaurante Casa Puyuelo, en Tierrantona.

También se han querido sumar al sepelio numerosas personas del Sobrarbe, entre ellas, ha asistido el Secretario del Ayuntamiento de La Fueva; el presidente de UD La Fueva, Joaquín Cosculluela, así como jugadores del club fovano y del Aínsa.

La noticia de su muerte ha causado una profunda conmoción en la ciudad del Vero, en Sobrarbe y especialmente en el mundo del montañismo. Álvaro Garcés se encontroba con un amigo practicando un descenso por el barranco Urdiceto.

El jueves día 20, sobre las 14:50 horas, se recibió una llamada en la sala de emergencias de la Guardia Civil de Huesca (062), procedente del 112 en la cual comunicaban que una persona solicitaba ayuda para rescatar a su compañero de actividad, ya que mientras se encontraban realizando el barranco Urdiceto, había sufrido un accidente quedando atrapado en un sifón, siéndole imposible extraerlo. Se activó el Grupo de Rescate e Intervención de Montaña (GREIM) de Boltaña, y a la Unidad Aérea quienes junto con el médico del 061 se trasladaron hasta el lugar del accidente, los especialistas descendieron mediante un ciclo de grúa hasta un lugar próximo donde se encontraba la persona en el agua, hallándose la misma enganchada a las cuerdas y sin señales de vida.

Posteriormente, se cortaron las cuerdas en la cabecera del rapel, se introdujo el cuerpo en la camilla y fue izado hasta la aeronave mediante otro ciclo de grúa. El fallecido fue trasladado hasta el Hospital San Jorge de Huesca. El rescate finalizó a las 20 horas.