Foto: DGA.

La Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala acogió el primer taller participativo enmarcado en la iniciativa “Mejora de la Resiliencia en Socioecosistemas de Montaña como herramienta de adaptación al Cambio Climático”, cuyo objetivo es potenciar la capacidad de respuestas de las áreas de montaña ante el cambio climático.

Para ello, el taller reunió a una veintena de asistentes con el fin de identificar bienes y servicios esenciales, impulsar la visión de futuro y demostrar que cualquier acción, por muy pequeña que esta sea, es importante para la zona.

La iniciativa está impulsada por la Asociación Territorios Vivos en colaboración con las reservas de la Biosfera de Ordesa-Viñamala y Valles de Omaña y Luna (León) y apoyada por la Fundación Biodiversidad y la Fundación Iberdrola España.

Los participantes crearon una visión de futuro común para la zona partiendo de la base de sus debilidades y sus fortalezas, desde las esferas biofísica, social y económica, y establecieron cuáles son los aspectos más importantes a considerar: frenar la despoblación, reforzar y cuidar recursos naturales como bosques y ríos, y revitalizar sistemas de gestión, entre otros.

Con estos conceptos se continuará el proceso participativo en una segunda fase dirigida a identificar acciones realistas, sencillas y abordables, encaminadas a mejorar la capacidad de respuesta de estas Reservas de la Biosfera desde una escala local.

Las conclusiones de estas iniciativas se presentarán para el resto de la Red Española de Reservas de la Biosfera en Madrid el próximo 27 de junio.