Una imagen reveladora. Ovejas pastando, en este caso, en el foso del Castillo de Aínsa, este jueves 30 de abril.

También nos dicen que se han alimentado y «paseado» por las zonas verdes que abundan en el aparcamiento del Castillo medieval. 

Muy «agustito» se les ve.

Se trata de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Aínsa y un ganadero de la zona, ha confirmado el alcalde Enrique Pueyo. 

Ello significa, la eliminación de las hierbas por métodos naturales como hacían antiguamente.