Foto: cartel de la campaña de Manos Unidas.

Por Juan Diego Tamayo Avendaño, párroco de Boltaña

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús de la Sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.

Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y poseídos. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó a muchos demonios; y como los demonios lo conocían no les permitía hablar.

Se levantó de madrugada, se marcho al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron:

–Todo el mundo te busca.

Él les respondió:

— Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he venido.

Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando demonios.

Palabra del Señor

Gloria a ti, Señor, Jesús.
Que podríamos predicar hoy, cuando las cosas parecen iguales?
un río que crece por el descuido de quienes viven en la rivera,unos hombres que lloran porque otros piensan vivir en Libertad, otros que ríen porque  hay quienes son más pobres, otros que mandan por que tienen petroleo para esclavizar, más otros que se inspiran porque tienen mejores vestidos… otros que venden su cuerpo porque tienen hambre más los que lo compran porque no se aman.
Son muchos más los sentimientos que nos pueden hacer pensar que las cosas esas de la injusticia siguen iguales y entonces que podríamos predicar hoy; si nada va a cambiar?
El mundo es rico en y por su diversidad, ¿porque los hombres tenemos que ser pobres por la nuestra?
Tenemos muchas riquezas que podemos colocar al servicio de quien no las tiene, tenemos muchas pobrezas que podemos alimentar al lado de la generosidad de quienes tienen esas cualidades, valores y virtudes que nosotros no tenemos: ¡luchemos contra la pobreza! ¿te apuntas?
En el Evangelio los apóstoles ven a Jesús sanando y liberando a muchos hombres y mujeres, ven a Jesús orando al Padre-Dios por todos ellos, los apóstoles ven a todos recibiendo el mismo alimento y Jesús está diciéndoles que hay que ir a saciar a todos pues “para eso he venido” dice Él.
A que hemos venido nosotros al mundo; sino es a vivir en comunidad, desde nuestra misión “para eso hemos venido” desde Manos Unidas “Luchamos contra la pobreza ¿te apuntas?

FELIZ SEMANA PARA TODOS.

Spot de la campaña 2015 https://www.youtube.com/watch?v=bgr8Uvd8HBQ

canción; https://www.youtube.com/watch?v=7Sd2oDWJh0Q

AUDIO: Juan Diego Tamayo Avendaño, párroco de Boltaña.