En el transcurso de la semana los Equipos de Rescate en Montaña de la Guardia Civil de la provincia de Huesca han llevado a cabo dos rescates y dos auxilios.

El primero de los rescates, se recibió tras el aviso sobre las 12’15 horas en el Puesto de la Guardia Civil de Canfranc informando que un esquiador que se encontraba haciendo travesía fuera de pistas por la zona de Loma Verde, se había caído cuando descendía y se había lesionado un hombro. Se dirigieron al lugar helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil de Huesca, SEREIM de Jaca y médico del 061, tras localizar al herido y ser atendido por el médico se le trasladó hasta Jaca, se trataba de un vecino de Pamplona de 23 años.

El segundo aviso se recibió en torno a las cinco de la tarde cuando unos escaladores que se encontraban en la Senda de los Cuervos informaban que se les había hecho tarde y que iban a tener dificultades para terminar la vía de escalada, por lo que se dirigieron al lugar, helicóptero de la Unidad Aérea de Huesca, junto con personal del EREIM de Panticosa y de la SEREIM de Jaca. Debido a la proximidad de la noche era imposible realizar un ciclo de grúa con seguridad para extraer a los escaladores del lugar, haciéndoles las indicaciones oportunas para que llegaran por sus medios hasta los rápeles de la vía “Y”, donde los rescatadores les proporcionaron comida y bebida caliente, trasladándolos ilesos, en vehículo oficial hasta el parking donde tenían su vehículo, se trataba de dos vecinos de Madrid de 22 y 25 años.

Por otra parte el pasado día 2 se recibieron sendos avisos en el GREIM de Boltaña y el Ereim de Huesca. En el primero de ellos, un hombre de 28 años y vecino de Huesca hacía saber a los agentes de Boltaña que había extraviado a su perro y que se encontraba enriscado en la Pared del Fosado (La Fueva). Dado que el animal no podía salir por sus propios medios del lugar, los agentes valoraron la posibilidad de realizar las prácticas de entrenamiento en esa zona al día siguiente y así extraerlo de allí.

Tras llegar a la zona a pie, los especialistas realizaron dos rápeles, hasta llegar donde se encontraba el can y tras asegurarlo para evitar que se precipitase y colocarle un arnés, se ascendió con él. Una vez en la zona alta, lo trasladaron a pie hasta el lugar donde estaba estacionado el vehículo con su propietario.

El segundo auxilio se recibió igualmente el día 2, cuando un cazador vecino de Huesca de 26 años, informaba que cuatro perros habían quedado atrapados en una zona de cortados en el barranco Estrechos del Balced, que había intentado acceder hasta ellos, pero que resultaba imposible.

Dada la imposibilidad de que los animales pudieran abandonar ese lugar por sus propios medios, personal del EREIM de Huesca decidieron realizar las prácticas correspondientes a ese día en la zona donde se encontraban los animales, un terreno muy abrupto con roca resbaladiza, montando una instalación de 150 metros de cuerda para llegar hasta ellos, siendo sacados del lugar y trasladándolos hasta el vehículo de su propietario.

Desde la Guardia Civil de Huesca se quiere hacer un llamamiento a la responsabilidad de los propietarios de animales, para que eviten acceder con ellos a lugares en los que los mismos puedan correr riesgo y desde los que luego no sea posible su recuperación.

La imagen del vídeo facilitado por la Guardia Civil corresponde al rescate del perro atrapado en la Pared del Fosado, en La Fueva.