Imagen de la Sierra de Guara. Foto: SobrarbeDigital.

A las 12:30 horas del día de ayer se recibió el primer aviso en la Central 062 de la Guardia Civil de Huesca, a través del 112, informando que un senderista había sufrido un accidente al tropezar en la subida al Tozal de Guara (t.m de Huesca) desde Santa Cilia de Panzano y no podía continuar la marcha.

Personal de la Unidad Aérea de Huesca, junto con EREIM de Huesca y médico del 061 se dirigieron al lugar, donde se localizó al accidentado, el médico del 061 le realizó una primera atención y dado que presentaba una posible fractura de húmero y varias contusiones, fue al Hospital San Jorge de Huesca, se trataba de un varón de 59 años vecino de Huesca.

Poco después, sobre las 14:30 horas se recibió un nuevo aviso, comunicando que en las ruinas del pueblo de Otín (t.m de Bierge) un senderista estaba sufriendo fuertes dolores en la zona lumbar que le imposibilitaban continuar la ruta.

Al lugar se dirigieron especialistas del EREIM de Huesca junto, Unidad Aérea y médico del 061 que una vez localizaron al accidentado y se valoró su estado fue trasladado al Hospital San Jorge de Huesca. El rescatado se trata de un varón de 61 años vecino de Sallent de Gallego

Por último, a las 15:45 horas se recibió el último aviso, alertando que una barranquista se había fracturado la tibia y el peroné cuando descendía el Barranco del Fornocal (t.m de Colungo).

Inmediatamente se dirigieron al lugar especialistas del EREIM y Unidad Aérea de Huesca con médico del 061, tras que localizaron a la persona accidentada en una zona muy encajonada en el fondo del barranco. Un especialista de montaña y la médico del 061 fueron dejados en una zona próxima al lugar donde se encontraba la accidentada mediante un ciclo de grúa. Tras una primera valoración médica se le inmovilizó la pierna y fue evacuada del lugar mediante un ciclo de grúa, siendo evacuada al Hospital San Jorge de Huesca. La barranquista accidentada es una mujer de 33 años vecina de Alquezar.