El Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, solicita la colaboración de los propietarios de animales para tratar de solucionar uno de los problemas que generan las mascotas en los entornos urbanos: los excrementos caninos que quedan sin recoger en los espacios públicos. 

En nota de prensa, el ayuntamiento, ha explicado que “estos residuos ofrecen una imagen negativa de nuestro pueblo, dificultan las tareas de limpieza viaria y ocasionan numerosas molestias a los ciudadanos”.

Además, ha señalado que aunque una parte de los propietarios de perros y gatos son personas responsables que recogen las defecaciones que hacen sus mascotas en las vías públicas, aún los hay que no son conscientes de su comportamiento incívico y del poco respeto que muestran hacia el resto de ciudadanos, cuando no recogen las deposiciones que sus animales hacen, no ya sólo en las calles o en las aceras, sino también incluso en las áreas de juego para niños en las zonas comunitarias. A todos beneficia que el excremento de perros y gatos sea desechado apropiadamente, ya que con esto se evita que se desintegre e incorpore al aire que respiramos, donde se convierte en factor de riesgo para numerosas enfermedades.

Por último, ha argumentado que hay “aprender a colaborar en esta labor ambiental y de salud”.

Aprendamos a mejorar el aspecto de nuestras calles y plazas concienciándonos de nuestras obligaciones como propietarios de mascotas y colaborando en mejorar la convicencia vecinal.