Ultimando detalles. Foto: SobrarbeDigital
Ultimando detalles. Foto: SobrarbeDigital

Durante esta semana, la Enduro World Series Zona Zero-Sobrarbe va a acoger a unos 700 participantes que llegan desde lugares tan alejados en el mapa como Australia o Estados Unidos, que sumando a sus respectivos equipos técnicos, prensa especializada y público se espera superar los datos de 2015, “las previsiones son de unas 10.000 pernoctas”, adelanta Rafa Bergua, de la asociación empresarial Zona Zero.

“Vuelven las Enduro a Zona Zero y lo hacen por petición de los propios equipos y medios”, así de entusiasmado se mostraba este sobrarbense que hablaba en primera persona diciendo “el sueño que supone ver la mayor cita mundial en los caminos donde jugábamos cuando éramos niños”. Del 20 al 23 estarán los mejores corredores de las modalidades de descenso y cross country y de momento el australiano Sam Hill llega como líder a Sobrarbe.

Ultimando detalles este miércoles por la mañana. Galería de imágenes

La principal novedad de esta edición es que serán dos carreras en una, ya que a la competición oficial se une otra para aficionados que tendrá lugar el viernes, el mismo día que también volverá el espectacular prólogo por el casco histórico de Aínsa. También ha detallado Rafal Bergua el esfuerzo que se ha realizado para ampliar la programación cultural y de ocio complementaria a la prueba deportiva con una selección de eventos gastronómicos y musicales durante toda esta semana.

Hasta el domingo 23, será la sede española de las Enduro World Series, que comenzaron en Chile y finalizarán el último fin de semana de septiembre en Italia, es por eso que la presentación oficial ha tenido lugar en Madrid en el Consejo Superior de Deportes con la presencia de Luis Villanueva, subdirector del CSD, y José Luis López Cerrón, presidente de la Federación española de Ciclismo, quienes han querido acompañar a Rafa Bergua, de la asociación empresarial Zona Zero, organizadora de las pruebas, y el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, que lo ha calificado como “otro tipo de turismo para el entorno rural”, del que ha dicho es sostenible en el espacio y en el tiempo y “en Sobrarbe han tenido que innovar más al ser una de las pocas comarcas sin nieve”, ha señalado.

El circuito de carrera, que se celebrará durante las jornadas del sábado y domingo, está pensado para volver a sorprender a los participantes con más de 68 kilómetros y 3.000 metros de desnivel negativo acumulado. Como ya sucediera en 2015 los riders volverán a pedalear las antiguas vías de comunicación entre pueblos, valles, pastos… que datan de los siglos XII y XIII y que recorren cuatro municipios, Aínsa-Sobrarbe, El Pueyo de Araguás, Boltaña y Laspuña, con una población que no llega a los 4.000 habitantes.

El primer día de competición será el sábado, muy físico y largo, con la Collada como una de las más esperadas de Zona Zero a la que seguirá la mágica Maxiavalanche de la Peña Montañesa. El domingo se apuesta más por la velocidad en los tramos cronometrados y se realizará el descenso de Coda Sartén que en 2015 tuvo que suspenderse por la lluvia torrencial. La última especial de la carrera será el Camino del Fobón en la conocida sierra de Partara.