Foto: Jorge Franganillo.

En plena comarca de Sobrarbe yace todo un paraíso para los amantes de lo rural. Este responde al nombre de Villa de Aínsa, una pequeña población de 2.151 habitantes que cubre las necesidades de todo aquel que quiere alejarse del contacto con lo urbano en épocas estivales. Con un privilegiado enclave a muy poca distancia del Geoparque Mundial de la Unesco de Sobrarbe-Pirineos, combina historia y naturaleza a partes iguales que le valieron para coronarse como la Capital del Turismo Rural en 2018.

En fechas en que el calor asola gran parte de España, Aínsa es un reducto de estabilidad ambiental, en donde es posible de disfrutar de un entorno de postal a menos de 30ºC. El pueblo en sí nos remonta a épocas pasadas a cada paso entre casas de piedra y edificios con muchos siglos de vida. Adentrarse por su casco antiguo, es realizar un viaje en el tiempo gracias a las ruinas del castillo, las paredes de la iglesia de Santa María, del siglo XII, o el Museo de Oficios y Artes Tradicionales.

Senderos para ir en bici o a caballo

A parte de historia y tradición, Aínsa respira deporte por los cuatro costados. Muchos de los visitantes que se desplazan hasta aquí buscando un contacto con la naturaleza desde la vertiente deportiva, ya sea con dosis de senderismo o bicicleta. De hecho, muchos de los senderos de la zona se han rehabilitado para deleite de los amantes del MTB.

El cuidado, la promoción y la señalización ha corrido a cargo del proyecto Zona Zero. De esta forma, los senderistas y los ciclistas no se estorban ni se cruzan con cazadores o aquellos que aprovechan estos parajes para pasear a caballo en rutas guiadas como las que oferta Chistau Ecuestre. Estas varían en niveles de dificultad según los conocimientos del jinete, pero no es necesario ser un experto ni dominar al animal con la soltura de un jockie profesional. Puede ser, eso sí, una buena oportunidad para descubrir si dentro de ti hay un futuro contendiente del Grand National o el Royal Ascot, es decir, dos de las carreras de caballos en Betfair que más interés generan en las apuestas, en los mercados de cuotas y en las retransmisiones en directo. Pero lo dicho. La dificultad no llega al extremo y además se sale en compañía de uno o varios guías en función del tamaño del grupo.

Zona con muchas aves
Este tipo de servicios de Chistau Ecuestre se ofrece también para los amantes de las dos ruedas en empresas como TTaventura, cuyo catálogo de actividades incluye el barranquismo y el descenso haciendo rafting. El perfil del turista de Aínsa es, en general, uno muy variado. Aquí son muchos los que también cargan a todas horas con unos prismáticos en la mano, ya que los amantes de la ornitología pueden divisar una gran variedad de aves.

Resumiendo, si lo tuyo es el contacto con la naturaleza en sus diversas modalidades, Aínsa debe estar en tu lista de destinos para unas futuras vacaciones.