Público asistente a la jornada..
  • Aínsa pone en valor las figuras de los Siete Reyes de Sobrarbe a las puertas del 1.300 aniversario de la conocida batalla de la reconquista

El próximo año 2024 se cumplen trece siglos de la conocida batalla librada entre moros y cristianos en Aínsa. El relato de la reconquista, más próximo a la leyenda que a la fiel realidad, adquirió con el paso de los siglos un carácter histórico que dota de significado e identidad no solo al pueblo altoaragonés y a la comarca de Sobrarbe, sino a toda la comunidad autónoma de Aragón. Por eso, y en vísperas de la señalada efeméride, la Asociación Cultural La Morisma en colaboración con el Ayuntamiento de Aínsa y la comarca de Sobrarbe, ha organizado una jornada divulgativa para poner en valor las figuras de los Siete Reyes de Sobrarbe, una dinastía que comenzó en el año 724 con Garcí Ximénez y que concluiría en el 901 Fortún Garcés II.

Las lonas se han diseñado con las réplicas de los cuadros que se conservan en el Museo del Prado.

La actividad ha consistido en la grabación del programa ‘Historia de Aragón’ de Aragón Radio en el Centro Cultural de Aínsa, una cita que lograba completar el aforo disponible y que dirigieron de forma amena y cercana los estudiosos Sergio Martínez Gil y Santiago Navascués. Con ellos se repasó aquel suceso cuyo punto determinante fue la aparición de una cruz de fuego sobre una carrasca y cómo el relato que ha llegado hasta nuestros días cogió fuerza a finales del siglo XV.

“A las puertas de los 1.300 años de la batalla, queríamos hacer una jornada divulgativa hablando de Garci Ximénez y sus seis sucesores, grandes desconocidos. Es verdad que hay mucho de mítico y de leyenda porque no hay documentación que lo avale, pero es cierto que esto ha desembocado a lo largo del tiempo en una serie de hechos como los emblemas o los Fueros de Aragón, llegándose a constituir casi en historia”, comenta Isabel Bergua, la presidenta de la Asociación.

Mesa redonda con Isabel Bergua, presidenta de la Asociación Cultural La Morisma.

Bergua, gran conocedora del mito que da lugar a la representación de La Morisma cada dos años en la plaza Mayor de Aínsa, explica cómo a finales del siglo XV Aragón necesitaba fortalecer sus orígenes y su historia y se recurrió a los Reyes de Sobrarbe para ello. “Desconocía la existencia de la parte pictórica compuesta por cuadros del 1534 pertenecientes al Museo del Prado. Hoy hemos disfrutado de una serie de réplicas en el marco de esta jornada”, apunta. Y es que gracias a ese patrimonio conservado y a la predisposición del propio museo, se han fabricado unas lonas con las figuras de los reyes sirviendo de decorado durante el desarrollo del evento.

La jornada se ha vestido también con el obsequio regalado a los presentes: una regla donde figuran cronológicamente los Reyes de Sobrarbe, Pamplona, Navarra, Ribagorza y Aragón, de la que se han realizado 1.000 impresiones para repartir en el Instituto de Educación Secundaria de Aínsa y en Las Cortes de Aragón.

Posteriormente hubo una charla en la que pudo participar el público y un concierto a cargo del trío Gradus, donde se fusionaron el jazz y la música tradicional aragonesa en un cierre magistral. “Una vez más al dinamismo de Aínsa se suman las iniciativas de las asociaciones con las que contamos, y seguiremos apoyando propuestas como las que parten de la Asociación Cultural La Morisma, que tanto peso aporta a nuestras tradiciones más arraigadas”, concluía el alcalde Enrique Pueyo al cierre del acto.

Trío Gradus sobre el escenario del Centro Cultural de Aínsa.

La Asociación Cultural La Morisma trabaja ya en la próxima edición del espectáculo en el que participan medio millar de vecinos y vecinas de la comarca y que tendrá lugar en el mes de septiembre de 2024 con sorpresas. “No todos los días se da la ocasión de celebrar una fecha tan redonda y sin duda queremos hacer algo especial”, destaca Isabel Bergua.

La presidenta recuerda también que La Morisma ha sido nominada a los Premios Altoaragoneses del Año que convoca el Diario del Altoaragón, “y desde luego obtener ese reconocimiento sería una gran noticia para que la conmemoración de los 1.300 años sea aún más redonda y especial”.