Foto: DPH.

La Asociación Española de Municipios de Montaña ha reunido, este lunes, a treinta alcaldes y representantes de las zonas de montaña de Catalunya y Aragón con el objetivo de, frente a las próximas elecciones generales, poner de manifiesto la necesidad de una nueva política para las zonas de montaña.

Este documento pone de relieve la preocupación de los responsables políticos y alcaldes de los municipios de montaña por el futuro de estos territorios, los cuáles viene sufriendo un olvido sistemático por parte de las administraciones públicas.

Así pues, el objetivo del manifiesto es el de hacer llegar, a los futuros diputados y senadores que surjan de estos comicios, esta preocupación así como la urgencia de establecer las medidas necesarias para frenar la despoblación de los pueblos de montaña y evitar que la vida en estas zonas sea sinónimo de discriminación o peor calidad de vida.

Según manifestaba el presidente de esMONTAÑAS y senador por Lleida, Paco Boya “tras las importantes conclusiones de la ponencia del Senado sobre despoblación de las zonas de montaña, resulta de imperiosa necesidad que éstas puedan aplicarse, lo cual implica una política específica para las zonas de montaña”.

En este sentido, José Mari Giménez, alcalde de Boltaña afirmaba que: “nuestros territorios necesitan sumar sinergias de todas las administraciones, como las comarcas y las diputaciones, en la defensa de los derechos de sus habitantes”.

La reunión, se ha desarrollado en la sede de la Comarca del Sobrarbe, y ha contado con la presencia del presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, así como los presidentes de las comarcas del Sobrarbe, Enrique Campo, Ribagorza, Lourdes Pena, y Alto Gállego, Lourdes Arrubeo, y el presidente de Adelpa, Pablo Castán. El encuentro ha concluido con el acuerdo de impulsar mociones en los diversos ayuntamientos para poder aprobar este documento y hacerlo llegar al futuro gobierno de España, así como a las diferentes Comunidades Autónomas.