Imagen de la Peña Montañesa. Foto: SobrarbeDigital.

Las zonas en las que más rescates se han producido, son el los macizos del Posets-Maladeta, Aneto, Parque Nacional de Ordesa, sobre todo Monte Perdido, Balaitus – Infiernos y la Sierra de Guara, que aglutinan casi el 90% de los rescates. Según los datos facilitados por la Guardia Civil en la rueda de prensa que se ha celebrado en Riglos este miércoles.

En Aragón durante esta campaña estival 2016 que dio comienzo el primero de mayo y se ha dado por concluida el pasado 31 de octubre ha habido un total de 336 intervenciones, lo que ha supuesto un incremento del 10,9 % en las actuaciones respecto al mismo periodo del pasado 2015.

En dichas intervenciones, se ha rescatado un total de 520 personas de las cuales 20 resultaron fallecidas, 234 con lesiones de distinta gravedad y 266 lo fueron ilesas. Así este incremento de servicios ha supuesto igualmente un ligero incremento en el número de personas auxiliadas del 1,16 %.

Se ha notado un incremento en el número de personas fallecidas en 5 más, de heridas en 25 y un descenso en el número de rescatados ilesos de 24 menos. Dentro de la Comunidad de Aragón y en referencia a las 336 intervenciones realizadas, 331 fueron en el Pirineo, en Zaragoza se realizaron 4 rescates y en Teruel 1 rescate.

De las personas rescatadas en esta campaña que resultaron fallecidas, 19, lo han sido en el Pirineo de Huesca y 1 en Teruel, habiendo sido, contra todo pronóstico a lo que siempre ha sido habitual, el mes de octubre el que ha registrado un mayor número de fallecidos, con un total de 6 y septiembre el que menos con 1 sólo.

Los motivos más significativos que apuntan los especialistas por los que se ha denotado este incremento, en intervenciones y fallecidos esta época estival, una vez analizadas las consecuencias y motivos del servicio ha sido debido a:

1.- Aumento en el número de personas que acude a la montaña, este año ha habido un repunte de casi el 11% de turismo en Aragón y uno de los motivos sin lugar a dudas, ha sido la naturaleza y la gran oferta deportiva en la zona, que supone un aumento de aficionados a la práctica de los deportes de aventura, hecho este que en este año se ha visto incrementado por las buenas condiciones climatológicas que se han registrado.

2.- Falta de preparación de la actividad. En la mayoría de accidentes de gravedad, se ha observado que existían varios factores que han propiciado que se originaran los accidentes y en su mayoría lo fueron por la falta de preparación de la actividad; bien por el desconocimiento de la zona por la que se movían y les hacía adentrarse en sitios de dificultad no planificados, y otros por la falta de material técnico adecuado a la actividad que se pretendía en muchos casos.

3.- Malas condiciones meteorológicas. Otro de los problemas en la montaña han sido los cambios originados en la meteorología y que pueden producir un descenso brusco de las temperaturas, originando tormentas repentinas, falta de visibilidad, fuertes vientos, frio y niebla, que hacen perder al montañero la ruta y tener un percance. El problema también en estos casos radica en hay mucha gente que no visiona los partes y las previsiones meteorológicas de la zona en la que piensa desarrollar su actividad, lo que les ayudaría a tener una mejor previsión y por ende planificación.

En resumen global a lo que llevamos de todo el año 2016 ya se llevan contabilizados en Aragón un total de 403 intervenciones, un 7,18 % más que en el mismo periodo del pasado año, y ya superior al número total de intervenciones de todo el pasado año 2015, contabilizándose un total de 25 personas fallecidas, 5 más que en todo el pasado año al completo.

Según los datos facilitados por la Guardia Civil en la rueda de prensa que se ha celebrado en Riglos este miércoles.