Foto: SobrarbeDigital.

La ciudad de Barbastro sancionará con multas de entre 100 y 2.500 euros, que son las que establece la Ordenanza de Convivencia Ciudadana a todas las personas propietarias de un animal de compañía que miccione en fachadas y mobiliario urbano, realice deposiciones en espacios públicos que no sean recogidas o vaya suelto por la ciudad.

Los agentes de la Policía Local, hasta el próximo 16 de octubre, realizarán apercibimientos si detectan conductas de este tipo y, a partir del mismo día 16, se empezará a sancionar.

Deterioro del mobiliario urbano
La Ordenanza de Convivencia Ciudadana en vigor establece en su Capítulo Segundo, dedicado al régimen sancionador, que se considera sancionable “no recoger las deposiciones fecales de los animales y/o mascotas en las vías y/o espacios públicos, así como permitir las micciones de los mismos en las fachadas de los edificios públicos y el mobiliario urbano”. Además, y con carácter general, los animales no pueden ir sueltos por calles, plazas y espacios públicos excepto en áreas acondicionadas específicamente como la zona de esparcimiento canino de las calles Miguel Hernández y Ordesa Los perros considerados como potencialmente peligrosos están sujetos a normativa específica.

“La decisión se toma tras constatarse que las micciones deterioran fachadas de particulares y el mobiliario urbano y que los excrementos no se recogen en todos los casos. Con todo, en principal problema es el que se deriva de las micciones y hay que actuar. Empezaremos durante los días que van desde el 5 de octubre al día 16 de este mes con apercibimientos y luego se procederá a sancionar según establece la Ordenanza de Convivencia Ciudadana. Las mascotas son de cada uno, pero Barbastro es de todos”, explica Javier Garcés, el concejal de Servicios.