Blasco, junto a los alcaldes de los municipios aragoneses que se integran en Los Pueblos más Bonitos de España. Fuente: Fabian Simón/DGA.

“Uno de los grandes problemas que tiene nuestra comunidad es la despoblación en el medio rural y el turismo son el sustento de muchas comarcas. Por eso tenemos que seguir trabajando en el turismo de calidad”. El consejero de Medio Ambiente y Turismo, Manuel Blasco, ha mantenido un encuentro con los alcaldes de los municipios aragoneses que ostentan el sello de Los Pueblos más Bonitos de España y con el presidente de la asociación, Francisco Mestre.

Aragón es la segunda comunidad autónoma con más municipios que ostentan este distintivo, concretamente 13 pueblos de las tres provincias aragonesas: Aínsa, Albarracín, Alquézar, Anento, Ansó, Calaceite, Cantavieja, Mirambel, Puertomingalvo, Roda de Isábena, Rubielos de Mora, Sos del Rey Católico y Valderrobres.

“Esta es una marca muy importante para la comunidad aragonesa”, ha apuntado Mestre, que ha detallado algunas líneas de trabajo de la entidad, como medidas para evitar la masificación o mejora de la señalización, entre otras.

Todos estos municipios ostentan este sello de calidad, un referente a nivel nacional e internacional de prestigio en turismo rural y conservación de patrimonio.

Los criterios para pertenecer a la Asociación Los Pueblos más Bonitos de España son ser una población menor de 15.000 habitantes, tener patrimonio arquitectónico o natural certificado, conservación de fachadas y circulación controlada de vehículos, así como iniciativas en el cuidado de flores y zonas verdes.