El pasado lunes, dieciocho vecinos y amigos de Boltaña se dieron cita para subir hasta la montaña de Nabaín y devolver un preciado emblema, la cruz de Santo Román, que se destruyó durante los bombardeos de la Guerra Civil.

Eva García, una de las impulsoras de esta iniciativa, ha explicado que «una vez colocada la cruz de Santo Román, hechos los discursos para conocer la historia y el por qué de la cruz y realizada la bendición y la correspondiente caridad, solo quedaba disfrutar de las maravillosas vistas y volver a bajar para disfrutar de una buena merienda».

«Sin duda una bonita excursión, muy asequible desde Ascaso, para subir y disfrutar del espectacular paisaje que nos ofrece siempre Nabaín«, ha manifestado Eva García.