Foto: Urko del Campo. SobrarbeDigital.

El equipo de comunicación de Cambiar Aínsa, ha manifestado lo siguiente:

Desde la Asamblea de Cambiar Aínsa nos gustaría aclarar algunas cuestiones con referencia a las negociaciones sobre los pactos de gobierno que se están realizando durante estos días, con el fin de que todos los vecinos y todas las vecinas de Aínsa-Sobrarbe conozcan de primera mano nuestra postura. Según las declaraciones de Miguel Ángel García, cabeza de lista del Partido Aragonés (PAR), Cambiar Aínsa dijo en campaña que no pactaría con ningún partido de derechas en el caso de darse la posibilidad, algo que volvió a quedar claro en la reunión celebrada por la Asamblea de Cambiar Aínsa el pasado lunes, 1 de junio.

Sin embargo, esta decisión no deriva de las posiciones de “trinchera” que llevan azotando este pueblo y esta Comunidad Autónoma durante muchos años, algo que parece querer darse a entender, sino de un cuidado y exhaustivo análisis de las cosas que ha hecho el PAR durante los gobiernos en los que ha participado durante las últimas legislaturas. María Victoria Pinilla, antigua alcaldesa de La Muela por el PAR, fue detenida el día 18 de marzo de 2009 acusada de 9 delitos y corruptelas urbanísticas, junto a otras 19 personas más, entre ellas su marido, hijo, otro concejal y numerosos empresarios y técnicos vinculados al urbanismo del municipio como Carmelo Aured.

El exalcalde del PAR, José Miguel Ezquerra, y su equipo de gobierno fueron imputados por corrupción urbanística por el Juzgado de Instrucción número 11 de Zaragoza, en 2007, acusados directamente de vender suelo público por debajo del precio real de mercado. Causa archivada en 2011, con la venia de la fiscalía porque las irregularidades administrativas cometidas deberían llevarse por la vía civil. El sindicato Manos Limpias presentó, en marzo del 2014, una querella ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón contra Biel, actual presidente del Parlamento regional, por los presuntos delitos de cohecho y tráfico de influencias. Esta situación de cara a depurar las responsabilidades políticas en la construcción y gestión de la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza), un mayúsculo escándalo de presunta malversación de caudales públicos que podría alcanzar los 100 millones de euros.

La querella de Manos Limpias contra Biel vincula a éste también con el caso Molinos y con el presunto cobro de 30 millones de euros en comisiones por la adjudicación de las depuradoras del Plan de Depuración de Aguas Residuales del Ejecutivo autonómico, una querella que Manos Limpias planteaba extender al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, José María Rivera, primo hermano de Biel. Los magistrados, tras deliberar y valorar jurídicamente los hechos, estimaron que la querella carecía de apoyo probatorio objetivo respecto de los hechos que se imputaban al querellado.

Este clientelismo sangrante, a través del que este partido político ha “construido” territorio, demuestra también a través de la gestión de espacios naturales como el de Ordesa y Monte Perdido, donde decenas de afiliados y simpatizantes del PAR y, en menor medida, del PSOE, han recibido en los últimos años subvenciones directas del departamento aragonés de Medio Ambiente, controlado por el PAR. Sólo en 2008, dos de cada tres euros destinados a particulares tuvieron como beneficiarios a miembros de estos partidos o a sus familiares. Por otro lado, también la cantidad de dinero que a través de Aramón se han destinado a inflar la burbuja inmobiliaria ligada al sector del esquí, como pretendía ser el recrecimiento de Cerler por el Valle de Castanesa, entre otros ejemplos.

Podemos entender que estas cuestiones, que quizá quedan muy lejos de nuestro territorio puedan no acabar de convencer a la gente sobre por qué un pacto con el PAR en Aínsa-Sobrarbe no camina hacia un cambio real en las políticas municipales. bandas con el equipo. En primer lugar, nos oponemos a un pacto a tres del PAR de aquí porque si ellos no tienen ninguna línea roja, según ha señalado Miguel Ángel García, nosotros sí. Nos oponemos a la privatización de servicios públicos, como el de la Brigada Municipal. Nos oponemos a un reglamento que limite el acceso a la documentación pública a cualquiera de los concejales del Ayuntamiento, sean del partido que sean, para facilitar la transparencia.

Queremos recuperar las competencias de la depuración de aguas que tanto ha servido al clientelismo en esta región (os recomendamos buscar el Boletín Oficial de la Provincia de Huesca en el que el Instituto Aragonés del Agua encarga estudios de depuración en pueblos del Pirineo deshabitados, podéis pedírnoslo) o el apoyo a la Travesía Central Pirenaica con un tren internacional cuyas consecuencias serían tremendamente nefastas para el territorio y ni siquiera mejoraría las comunicaciones del Sobrarabe con el resto de España o con Francia.

En estas y muchas otras cosas, el PAR no sólo se ha apoyado y ha tomado decisiones de manera diferente a las que nosotros tomaríamos, sino que sus representantes en Aínsa-Sobrarbe han manifestado abiertamente su posición contraria a la nuestra. Pero para ver todo eso, tenemos que estar un poco más encima de la política municipal como vecinos de todos los núcleos del municipio y no permitir que piensen por nosotros, ni fiarnos de los que nos digan cantos de sirena interesados. Y podemos entender que José Miguel Chéliz, actual alcalde, pactase con el PAR durante la pasada legislatura, porque controlaban instituciones de peso, pero todo parece indicar que los aragoneses han decidido en las urnas que ya es hora de que el PAR cierre su grandioso “chiringuito”.

Valoramos el intento de Enrique Pueyo por intentar incluir al mayor número de concejales en el Gobierno de la Corporación municipal porque pensamos que puede ser la forma de empezar a cambiar el modo de hacer política que se venía haciendo hasta ahora. Enrique Pueyo apela a las personas que forman los equipos políticos en Aínsa-Sobrarbe para ofrecer este pacto a tres bandas.

Desde Cambiar Aínsa nos negamos a formar parte de un Gobierno de coalición que incluya a personas que ningunean y faltan al respeto abiertamente a otros concejales, como ha pasado con Miguel Ángel García durante estos cuatro años en sus salidas de tono frente a Marisa Ventero, concejala de Izquierda Unida, y una cuestión hasta por la cual se le ha tenido que llamar al orden en varias ocasiones.

Nos negamos a compartir gobierno con una persona que hipotecó el municipio con la negociación del agua de Arro, Gerbe y Coscojuela, participando de ese clientelismo con el tema de la depuración, aunque no lo supiera. Es más, también hay que ver el proceso que han seguido cada una de estas obras y el remate de las mismas para ver cómo ni él, ni Manuel Vispe, actual teniente alcalde por el PSOE, han estado todo lo encima que deberían haber estado en una cuestión tan importante como esta. Por cierto, este último fue partidario en su día de que “si alguien quiere una educación musical, que se la pague”, cuando se trataba, al principio de legislatura, el tema de la Escuela José María Campo, en horas bajas y con muchos problemas para su mantenimiento.

Nos negamos a compartir Gobierno con una persona que en su programa electoral incluye mentiras como la de que el muro frente a la gasolinera se realizó desde un Gobierno apoyado por el PAR, cuando la verdad es que lo construyó un particular. Esta cuestión, que parece irrelevante, da cuenta de que o no está bien informado o de que utiliza las cuestiones como más le convienen en cada momento, algo que el PAR lleva haciendo desde hace muchos años con el PSOE y el PP en función de la situación política que se diera en cada momento.

Nos negamos a gobernar con Miguel Ángel García porque durante cuatro años ha apoyado las mentiras que ha dicho el actual alcalde, aunque fuese callando, porque le ha dado carta blanca a la hora de tomar decisiones aunque fuese en minoría. Nos negamos a Gobernar con una persona que durante los plenos ha demostrado que lo de leerse los informes y expedientes de primera mano no va con él, mejor que se los cuenten para decidir qué hacer, y esa no es nuestra manera de entender el trabajo de los representantes públicos.

Nos negamos a gobernar con una persona que entiende por transparencia empezar a publicar datos relevantes sobre cuestiones como el Matadero de Aínsa, competencia de su concejalía, apremiado por IU tanto en el Ayuntamiento como en las Cortes de Aragón y cuando la prensa le saca los colores por no atender a requerimientos muy básicos que, de ser atendidos a tiempo, no le hubieran costado al Consistorio una multa por valor de 2.000 euros que tendremos que pagar entre todos los vecinos y todas las vecinas con nuestros impuestos, dinero que no podrá destinarse a actividades infantiles, ciclos culturales o para arreglar caminos en cualquier núcleo.

Algo parecido pasó con la reversión de la parcela de Siete Fuentes, una victoria que se atribuye García y en la que se puso a trabajar sólo después de que la representante de IU expusiera en un pleno que los requerimientos por parte de instituciones superiores eran un problema.

Estas cosas y muchas otras que seguro nos dejamos en este escrito representan un buen saco de razones por las que NO vamos a entrar en un Gobierno con el PAR, con más razón aún si están estas personas. Decía García en una entrevista reciente que para él la amistad está por encima de la política y desde Cambiar Aínsa le decimos que nosotros no estamos en política para hacer amigos, sino para servir a los vecinos de nuestro municipio teniendo en cuenta que nuestras decisiones pueden tener un coste personal importante para nuestros representantes, algo que están dispuestos a asumir.

Deberíamos saber diferenciar nuestro papel y posición en cada momento y no hacer personales cuestiones de gestión, algo que este señor ya ha demostrado no saber hacer en multitud de ocasiones. Por eso queremos dejarlo claro desde el primer momento. Nosotros explicaremos bien las cosas, lo fundamentaremos con trabajo y huiremos de los pactos con poco compromiso y del todo vale porque no hay líneas rojas. Seguiremos la línea de trabajo de la representante de IU, Marisa Ventero, cuya oposición puede que haya sido dura, pero ha sido de esfuerzo y trabajo sin lugar a dudas.

Queremos de dar una oportunidad al nuevo equipo del PSOE, lista más votada en el municipio durante las últimas elecciones porque confiamos en que el nuevo equipo puede mostrar aires de renovación para hacer las cosas de otra manera. Enrique Pueyo dice que no quiere dividir al pueblo ni a su electorado con un pacto que excluya a uno de los dos partidos, ya que, según nos ha contado, el electorado del PSOE mostró una clara división de opiniones en la última asamblea que ellos celebraron. Por esta razón valoran empezar a gobernar en minoría para, en un futuro, pactar con alguno de los dos si no pueden llegar a abarcar todo el trabajo.

Evidentemente, Pueyo sabe que aunque Cambiar Aínsa entre en el Gobierno, el PSOE no va a tener carta blanca para hacer lo que quiera, cosa que el PAR parece estar dispuesto a ofrecerle, por lo que Pueyo se pregunta cuál es la diferencia entre tener a Cambiar Aínsa en el Gobierno o en la oposición.

Quizá sólo podamos ofrecerle una cosa, esa que nos caracteriza pero que no sólo debe valorar su equipo sino todos los vecinos y todas las vecinas del municipio de Aínsa-Sobrarbe. Ofrecemos trabajo al PSOE, desde la VERDAD y la HONESTIDAD, sobre los papeles y con la gente en el día a día, eso sí, con unas líneas rojas que no se pueden traspasar porque caminan sendas contrarias a los intereses de los pueblos del municipio y de sus habitantes. Y sabemos que si entramos en el barro podemos mancharnos, lo que no podemos pretender es jugar en él y querer salir impolutos e inmaculados. Si estamos en el Gobierno haremos el mismo trabajo que si no estamos, pero debe entender el PSOE y sus votantes que hay diferencias entre trabajar codo a codo, porque se cree en un cambio real, y estar en la oposición, desde donde la información no se comparte de la misma forma que gobernando en minoría. Un gobierno en minoría se arriesga a caminar con una granada sin anilla que puede estallar en cualquier momento.