Chabier González y el consejero Manuel Blasco.
  • El galardón, que ha recibido Chabier Gonzáles, reconoce sus casi 30 años de trabajo y dedicación en el centro de Pastriz, donde cada año atiende unos 6.000 casos de rehabilitación y diagnóstico de animales salvajes.

La Dirección General de Educación Ambiental del Gobierno de Aragón ha entregado esta semana los Premios Aragón Medio Ambiente 2024. El galardón en la categoría general ha recaído en Chabier González Esteban, del equipo veterinario del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) de Sarga, por un trabajo que le ha posicionado como uno de los mayores expertos a nivel nacional e internacional en los diferentes tratamientos de fauna silvestre.

Chabier González, uno de los momentos del evento.

Se trata de un reconocimiento a sus casi 30 años de dedicación a la rehabilitación y diagnóstico de fauna silvestre en el complejo de Pastriz, donde cada año atiende más de 6.000 casos de unas 140 especies de vertebrados terrestres. “Me siento abrumado porque considero que, aunque el premio me lo dan a mí, esto es un trabajo de equipo. Me hace especial ilusión que fueran los Agentes de Protección de la Naturaleza quienes presentaran mi candidatura porque nuestro trabajo no sería posible sin ellos”, reconoce González emocionado. Entre sus tareas también se encuentran la elaboración de informes periciales en asuntos de delitos contra el medio ambiente o de ataques de especies protegidas al ganado doméstico, así como la realización de estudios faunísticos.

Chabier González, veterinario de Sarga en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, recibe el Premio Aragón Medio Ambiente 2024.

González siente pasión por los animales casi desde que nació. Sus padres marcharon a trabajar a Francia y él se quedó viviendo con sus abuelos en Molinos (Teruel). Con 4 años ya les preguntaba qué clase de ganado era aquel que veían pastando por el campo o cómo se llamaba el pájaro que cantaba por las mañanas. “Me encantaba ver los programas de Félix Rodríguez de la Fuente en la tele, así que luego le cogía los prismáticos a mi padre y me escapaba a ver animales en directo”, recuerda con una sonrisa. Poco a poco, la idea de convertirse en veterinario fue tomando forma. “Pero veterinario de fauna salvaje para poder compaginarlo con el naturalismo de campo”, matiza.

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) de La Alfranca es un hospital veterinario gestionado por Sarga que atiende a animales silvestres heridos, pertenecientes a especies protegidas, donde trabajan seis profesionales con dos misiones principales: reintegrar en el medio natural los ejemplares ingresados con garantías de supervivencia; e investigar las causas de mortalidad y morbilidad que inciden sobre la fauna silvestre. “Me gusta tanto lo que hago que la jornada laboral se me hace corta”, afirma entre risas. “Soy un privilegiado”, añade.

El grupo zoológico que más se recibe son las aves, con un 85%, seguido de los mamíferos y, en mucha menor medida, reptiles, anfibios y peces. De los 6.000 ejemplares que atienden anualmente, solo en torno a un millar están vivos. “La evolución ha sido brutal. En mi primer año apenas tuve 400 casos, pero últimamente la cifra se ha disparado”, indica.

Chabier González, veterinario de Sarga en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, recibe el Premio Aragón Medio Ambiente 2024.

González asegura que lo más bonito de su trabajo es el momento en el que pueden liberar a un ejemplar al que han tratado e, incluso, salvado de una muerte segura. “Es una satisfacción enorme enterarnos de que han visto en un comedero de Híjar a un buitre que liberamos en 2016, después de haberle ayudado a superar numerosas fracturas y hemorragias internas tras haber sido atropellado por dos camiones en una carretera mientras comía –relata-. Por suerte, a veces hay finales felices”.

Los otros premiados
Además del galardón a González, el Premio Aragón Medio Ambiente por la contribución al medio ambiente rural ha recaído en la Comarca del Bajo Aragón, por el proyecto ‘Tierra de Centenarias’.

El colegio de Educación Especial Rincón de Goya de Zaragoza ha obtenido el Premio Aragón Medio Ambiente por la contribución al medio ambiente urbano con su proyecto ‘Cerrando el ciclo, aprovechamiento de los recursos sin generar residuos o gasto para obtener nuestra propia despensa’

Por último, el Premio Aragón Medio Ambiente por la contribución al conocimiento y difusión del medio ambiente al Instituto Universitario en Ciencias Ambientales (IUCA) de la Universidad de Zaragoza, por el impulso de la investigación en el campo de las ciencias ambientales, para generar conocimiento científico que apoye el desarrollo sostenible y procure una mejor conservación del medio ambiente.

En la cita se ha rendido homenaje también a uno de los miembros del jurado, José Damián Moreno Rodríguez, Agente de Protección de la Naturaleza y coordinador mediombiental del área 19 Somontano de Barbastro del Departamento de Medio Ambiente y Turismo, que se jubila tras una larga carrera centrada en la conservación del medio ambiente.