Obras en la depuradora de Chía.

El Ayuntamiento de Chía ha iniciado las obras para la construcción de la depuradora, un proyecto que iniciaron con el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga), y que han podido culminar con la ayuda de la Diputación Provincial de Huesca (DPH).

Una importante inversión para la construcción de está instalación para el tratamiento del agua, que ronda los 80.000 euros, a la que se sumará la pavimentación de varias calles de la localidad y los últimos trámites para la adquisición del terreno donde se levantará el futuro parking.

Un nuevo espacio público que, destaca el alcalde Enrique Barrau, permite a esta localidad de la Ribagorza contar con “todos los servicios” necesarios para el día a día de sus vecinos y visitantes.

Dentro de la convocatoria del Plan Provincial de Cooperación Económica de Obras y Servicios (POS) del pasado año pudieron sustituir el pavimento de la calle La Iglesia y culminar los dos apartamentos públicos, que ya están alquilados.

Pavimentación de la calle.

Aparte, el Ayuntamiento ha invertido en la mejora de las pistas que dan la vuelta a las montañas y, hace dos años, en la instalación para poner nuevos contadores. Para próximas inversiones, anticipa el alcalde, quieren centrarse en la mejora de la captación del agua. “Hay proyectos para hacer -reconoce- y cuando llegan las ayudas, tratamos de ponerlos en marcha. A pesar de las dificultades, hemos hecho muchas cosas”, recalca.

Nuevo vehículo para labores municipales.

Todos estos proyectos son fruto del empeño del equipo de gobierno para que Chía sea un lugar “privilegiado” en el que vivir, donde no falta trabajo ni población joven ni vivienda.

Además de las de alquiler social, hay varias casas en rehabilitación, proyectos que “dan vida al pueblo” pero, sobre todo, la docena de niños que durante el curso se desplazan hasta Castejón de Sos para acudir al colegio.