Foto: SobrarbeDigital.

A pesar de que los bailes son diferente entre los valles de Bielsa y Chistau, su compenetración y armonía fue casi perfecta como se pudo comprobar cuando bailaron varias piezas conjuntamente. Durante sus respectivas actuaciones ambos grupos derrocharon grandes dosis de entusiasmo y alegría, pero sobre todo mucho orgullo por haber podido recuperar la esencia de las danzas tradicionales del Sobrarbe.

Por otra parte, cabe resaltar una diferencia: en la agrupación de Chistau hay más hombres bailando que en el de Bielsa.

Un evento enmarcado dentro del programa de actos de la feria ganadera de Bielsa que se celebró este sábado.